EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha acusado hoy al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de causar un "daño muy grande" a la imagen de los Mossos, al tiempo que ha calificado de "ejemplar" la actuación de la Policía y la Guardia Civil, de la que se ha mostrado "orgulloso".

En una entrevista con la Agencia Efe en el Palacio de la Moncloa, Rajoy ha defendido el "rigor" y la "profesionalidad" de la Policía Nacional y de la Guardia Civil el pasado día 1, a pesar de la campaña en su contra y de que han sido "acosados" y "provocados".

Tras indicar que ha dado órdenes de que la Policía y la Guardia Civil no abandonen ningún hotel, ha precisado que los agentes "se irán cuando se tengan que ir porque el dispositivo estaba previsto para unos días en algunos casos, en otros un poco más de tiempo".

"Pero no se va ir nadie, absolutamente nadie por la presión; me parece un acto absolutamente bochornoso e intolerable", ha zanjado Rajoy preguntado por las presiones que están sufriendo algunos hoteles para no alojar a los agentes.

Respecto a la postura de los Mossos, ha considerado que "las actuaciones que algunos han puesto en marcha en Cataluña han dado lugar a una enorme división en la sociedad catalana" y "también han dividido a los Mossos", a cuya imagen se ha hecho "un daño muy grande".

"El daño se lo han hecho los que han puesto en marcha toda esta operación y los que luego han pretendido utilizarlos", ha agregado.

Rajoy ha recordado que los Mossos estaban a las órdenes de la autoridad judicial el 1-O, no del Gobierno, y ha dicho que será la autoridad judicial la que dirima "si está o no conforme" con la actuación de la policía autonómica catalana y "quien tenga que tomar en su caso las decisiones que le parezcan más oportunas".

"Pero insisto, yendo como siempre a la mayor, se le ha hecho un daño a su imagen por parte de quienes han puesto en marcha toda esta desleal operación", ha apostillado el presidente del Gobierno.