EFEBarcelona

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha advertido este jueves al Gobierno catalán de que el Ejecutivo no va "a aceptar ningún tipo de desobediencia" y ha asegurado que llamar a la desobediencia civil no puede considerarse "un eximente" para "burlar la legalidad".

Ábalos ha respondido así, en declaraciones a los periodistas, a la nueva apelación a la desobediencia civil como respuesta a la sentencia del "procés" que realizó este miércoles desde el Parlament el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

"Evidentemente, no vamos a aceptar ningún tipo de desobediencia, en ningún caso ni en cualquier otra situación", ha afirmado el secretario de Organización del PSOE, que ha viajado a Barcelona para visitar el Salón Náutico.

Preguntado, en concreto, por el término de "desobediencia civil" entendido como el protagonizado por la sociedad organizada, el ministro ha señalado que "la ley no distingue", por lo que considera que no se trata de un "eximente".

"No es un eximente. Ya sé que hay muchas maneras de burlar la legalidad buscando coartadas ideológicas", ha añadido.

Por otra parte, Ábalos ha asegurado que la aplicación de nuevo del artículo 155 de la Constitución dependerá de si se dan las situaciones que lo justifican y ha advertido que no puede utilizarse de manera "preventiva".

"La aplicación del 155 responde a situaciones muy tasadas y condiciones muy claras. Siempre nos hemos opuesto a utilizarlo preventivamente porque ese no es el sentido", ha dicho, para afirmar a continuación que "si se producen los supuestos de hecho que justifican y exigen su cumplimiento, lógicamente, habría que hacerlo".

Ábalos se ha referido también a la decisión de la cúpula de los Mossos d'Esquadra de abandonar la celebración de la patrona de la Guardia Civil "ofendidos" por el discurso del jefe del cuerpo en Cataluña, Pedro Garrido.

El ministro ha asegurado que los cuerpos de seguridad del Estado "tienen sentido de lealtad, que cabe practicar y que forma parte de su cultura".

"Pueden encajar determinadas situaciones sin faltar a su obligación", ha señalado.

Preguntado por las declaraciones del vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, que ha calificado de "vergüenza" el discurso del jefe de la Guardia Civil en Cataluña, Pedro Garrido, Ábalos cree que "esta no es una forma de hablar de un cuerpo o unas fuerzas de seguridad del Estado que han tenido actuaciones más allá de su obligación", como en casos de catástrofes naturales.