EFEPalma

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha pedido el voto para su partido el próximo domingo porque "hay que detener el proceso impulsado por el pancatalanismo, que no es más que la continuación del proceso golpista del 1 de octubre".

El líder derechista ha protagonizado un mitin en Palma en el que ha subrayado el valor de que sus 24 diputados combatan desde el Congreso las tesis de los independentistas catalanes, cuyos representantes han sometido a la Cámara a un "bochorno" tolerado por los partidos de izquierda y la presidenta Maritxel Batet.

A su juicio, las fórmulas de acatamiento de los diputados nacionalistas catalanes han sido realmente ataques a la Constitución, "una conjura en favor del proceso golpista" que carece de validez. "No son diputados, y se les han entregado las actas", ha enfatizado.

Ante las 1.300 personas que han llenado el Trui Teatre de Palma, Abascal ha sostenido que sus oponentes difunden, con ayuda de los medios de comunicación, la "distorsión" de que los resultados de Vox en las elecciones generales fueron un fracaso, cuando en realidad constituyen "una gesta" por las dificultades que ha superado el partido. "Desde octubre solo hablan de nosotros, y nos dicen que hemos fracasado", ha subrayado.

"Las elecciones del 28 de abril ha supuesto una normalización" de la política española por la entrada en las Cortes de la ideología que Vox representa y ahora queda "rematar la faena" el 26M, ha argumentado el presidente de Vox.

Abascal, para quien "el Estado de las Autonomías ha fracasado", solo su partido defiende "la unidad de España", sus símbolos y sus valores, como las fuerzas de seguridad y la inviolabilidad de las fronteras.

Sobre este último aspecto, y en referencia a la inmigración, ha afirmado que "España es un país de acogida para quien viene pidiendo permiso, y viene a arrimar el hombro" respetando costumbres y tradiciones, pero no puede tolerar a los inmigrantes irregulares que tratan de imponer sus hábitos y cultura.

Estos serán los algunos de los principios que su partido defenderá en el Congreso, donde "Vox ha entrado para decirles a todos que la fiesta se ha acabado".

Ha precedido al líder nacional el presidente de Vox en Baleares y número uno de la lista autonómica, Jorge Campos, que ha recibido sus mayores aplausos al denunciar la "falta de libertad lingüística" en la educación en Baleares, las "mentiras históricas" y el "adoctrinamiento" en la enseñanza.

Tan aclamado como Abascal ha sido el candidato del partido derechista a la alcaldía de Palma, el general retirado Fulgencio Coll, quien ha animado a sus seguidores a dar "otro paso adelante" para avanzar en la "reconquista de España".