EFESanta Cruz de Tenerife

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha admitido este miércoles que es evidente que nunca se va conseguir un cierre total de las rutas migratorias pero se ha mostrado convencido de que comienza a verse el aporte beneficioso para Canarias de los acuerdos con Marruecos.

Albares ha indicado, tras reunirse en Tenerife con el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que el Archipiélago no puede gestionar en solitario el fenómeno migratorio porque supone "una sobrecarga para las islas" pero también porque es "un imperativo moral".

"No podemos permitir que el Atlántico se convierta en una tumba para cientos de personas", ha subrayado Albares, que ha dicho que el objetivo de la normalización de relaciones con Marruecos es "eliminar a las mafias que trafican con seres humanos".

Ha precisado José Manuel Albares que la llegada de inmigrantes irregulares a Canarias ha caído en casi un 80 por ciento en abril respecto al mismo mes de 2021 y ha aludido al trabajo conjunto de los ministerios del Interior de España y Marruecos cuyos resultados, ha dicho, comienzan a verse.

Pero además, ha continuado el titular de Asuntos Exteriores, vienen momentos "muy complejos" que afectarán especialmente a la región del Sahel, en donde puede repercutir gravemente el incremento en los costes de los cereales y por lo tanto en la alimentación, que puede llevar a una presión y al "empuje" a las personas que buscan una vida mejor.

En cuanto al giro en relación con el Sahara que ha supuesto el nuevo acuerdo hispano-marroquí, el ministro de Asuntos Exteriores ha enfatizado que el objetivo de España es "ayudar a desencallar" un conflicto que dura medio siglo y siempre en el marco de las Naciones Unidas, y ahora es "un momento especialmente idóneo".

Al respecto, ha recordado que España es el principal donante para la población saharaui que vive en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) "y lo va a seguir siendo".

El ministro ha destacado que su visita de este miércoles a Canarias, donde además tiene previsto asistir a la conmemoración del Día de África en Las Palmas de Gran Canaria, supone "el inicio de una larga conversación y de un diálogo permanente" con una de las comunidades autónomas que tiene "una mirada europea, africana y latinoamericana".

España promoverá además la firme defensa del interés de Canarias como región ultraperiférica ante Bruselas en coincidencia con la Presidencia españa de la UE en el segundo semestre de 2023, y de Canarias como titular de la cumbre de territorios ultraperiféricos en el mismo periodo.

Albares, que ha reiterado su apoyo a que Canarias sea sede de la Agencia Europea de Turismo "porque le sobran méritos" para ello, ha apuntado también que durante la Presidencia española de la UE se intentará conseguir que la región de la Macaronesia "vuelva a tener vitalidad, que vuelva a relanzarse".

Y entre las previsiones para "la vuelta del verano", ha continuado el ministro de Asuntos Exteriores, habrá reuniones para procurar que la agenda canaria de desarrollo sostenible tenga impacto en África.

Al respecto el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha incidido es que es fundamental para el archipiélago que España y Marruecos tengan las mejores relaciones posibles también por su vertiente comercial, por lo que confía en cerrar para las postrimerías del verano una visita institucional a Rabat, que es tradición en la Presidencia autonómica.