EFEBarcelona

Alejandro Cao de Benós, fundador de la Asociación de Amistad con Corea y vinculado al régimen de Corea del Norte, ha asegurado este lunes que no teme por el hecho de estar en búsqueda y captura por parte del FBI: "No tengo miedo a nadie ni a nada".

Desde su canal en Twitch, se ha referido a la orden de búsqueda y captura emitida por el FBI contra él, acusado de conspirar junto a un ciudadano estadounidense para ayudar a Corea del Norte a eludir algunas de las sanciones económicas impuestas por EEUU, por lo que podría pasar hasta 20 años en una prisión estadounidense.

Cao de Benós habría reclutado, según el FBI, a un "experto en criptomonedas" para proporcionar servicios al Gobierno norcoreano durante una conferencia sobre tecnología en Pionyang que organizó él mismo en 2018.

El Buró Federal de Investigaciones detalla que Cao de Benós facilitó el viaje del experto estadounidense Virgil Griffith a Corea del Norte para asistir a la conferencia y que organizó un segundo evento sobre el tema en 2020.

Griffith, un antiguo desarrollador de la criptomoneda Ethereum, se declaró culpable el año pasado de conspirar para ayudar a Corea del Norte a evadir sanciones y fue condenado en EE.UU. a más de cinco años de cárcel y una multa de 100.000 dólares.

"No estoy preocupado", ha afirmado Cao de Benós en conversación con los usuarios de su canal en Twitch, antes de añadir que le "acusan de algo que es falso" y la acusación se basa en "una ley estadounidense que se aplica a los ciudadanos estadounidenses".

Cao de Benós ha subrayado que sus posiciones en relación con el régimen de Kim Jong Un son "honorarias" y no cobra "ningún salario" por parte de Corea del Norte: "Si se esperan que presionándome de esta forma o poniéndome en un cartel en la cantina me van a asustar, va a ser que no", ha afirmado.

Nacido en Tarragona en 1974 y con orígenes nobiliarios, vinculado desde los años 90 al régimen norcoreano, Cao de Benós fue detenido en 2016 por la Guardia Civil en una operación contra el tráfico de armas prohibidas y quedó en libertad con cargos por posesión ilícita de armas.

Cao de Benós ha recordado que lleva seis años con su pasaporte "retenido provisionalmente" y con su caso aún en manos de la justicia.