EFESevilla

La Junta de Andalucía activará a partir del domingo una desescalada en tres fases de las restricciones de horarios y aforos, vinculadas al nivel de vacunación, y la desarrollará durante mes y medio, con el objetivo de entrar el 21 de junio en la etapa de "normalización" si hay alrededor de un 70 % vacunado.

La primera fase, de estabilización, comenzará a las 0:00 horas del domingo con la caída del estado de alarma y supondrá la apertura de la hostelería hasta las 00:00 horas; reuniones de hasta 10 personas en exterior y 8 en interior, dependiendo del nivel de alerta; y las playas y piscinas sin limitación de horarios, ha anunciado este jueves el presidente, Juanma Moreno, tras la reunión del comité de expertos.

Los pubs y discotecas, que llevan un año cerrados, podrán abrir hasta las 2:00 horas, mientras que las pistas de baile sólo se autorizarán en el exterior y con mascarilla, siempre en zonas de nivel 1 de alerta, aunque ahora mismo no hay ningún municipio en esa situación en toda la comunidad.

Al decaer el estado de alarma, no hay toque de queda, la comunidad estará abierta perimetralmente desde el domingo y no se limita en número máximo de personas que se reúnen en domicilios.

En la playa y en las piscinas será obligatorio mantener la distancia de metro y medio entre grupos fuera del agua, mientras que el aforo dependerá del nivel de alerta del municipio.

En cuanto a los teatros, espectáculos y plazas de toros, en los niveles 1 y 2 los grupos de espectadores deberán estar separados de otros grupos por una butaca en todo su contorno y, en los niveles 3 y 4, debe haber metro y medio entre cada espectador.

Se cerrarán los municipios con incidencia acumulada a 14 días superior a 1.000 casos por cada 100.000 habitantes y se prohibirá en ellos toda actividad comercial no esencial, una media que entrará en vigor y para la que se pedirá al mismo tiempo ratificación judicial.

Los horarios serán iguales en toda la comunidad, pero se crean cuatro niveles de alerta (1, 2, 3 y 4) que, en función de la situación sanitaria, servirán para regular los aforos.

Esta primera fase de "estabilización" durará hasta el 31 de mayo, ya que del 1 al 21 de junio se prevé una etapa de "avance" con menores restricciones de horarios y aforos, y desde ese día, dentro de mes y medio, la fase de "normalización".

Moreno ha explicado que, si se cumplen las previsiones en el envío de vacunas, para el 21 de junio en la comunidad alrededor de un 70 por ciento debería tener al menos una vacuna puesta y el 40 por ciento la pauta completa con las dos dosis.

Ha señalado que el domingo se empezará "una especie de recta final" y "si todo va bien" dentro de mes y medio se entraría en una etapa que permitiría vivir el verano "de una manera mucho más normalizada" y "más parecida" a la anterior a la pandemia, por lo que ha pedido a los andaluces que no "bajen la guardia" ahora.

Ha destacado que Andalucía "encabeza" el listado de las comunidades en cuanto a vacunación, poniendo "en tiempo récord" todas las dosis que llegan, pero ha hecho un llamamiento al Gobierno central para que envíe más dosis de la vacuna de Pfizer y de Moderna, o que permita poner la de AstraZeneca a quienes hayan recibido la primera y quieran tener la segunda de forma voluntaria.

El Consejero de Salud, Jesús Aguirre, se ha dirigido por carta a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, para pedirle "que nada frene el ritmo de vacunación en Andalucía", ya que la comunidad se ha quedado "prácticamente" sin personas a las que vacunar con AstraZeneca y puede que tenga que dejar 150.000 dosis "esperando en la nevera".

Moreno ha lamentado que el estado de alarma se activó "de manera unilateral y se va a quitar también de manera unilateral, sin el concurso de las comunidades" y ha echado de menos una norma que permita a las regiones "actuar con garantía y seguridad" a partir del domingo, ya que si la justicia no avala las decisiones que se tomen puede haber "problemas serios".