EFESevilla

Los partidos andaluces han secundado hoy la reclamación de la Junta de Andalucía al Gobierno central para que regule la solidaridad de todas las comunidades autónomas ante la llegada masiva de inmigrantes, en especial de menores no acompañados.

Dirigentes del PSOE y de la oposición, que han participado en Sevilla en el homenaje a Blas Infante, considerado el padre de la patria andaluza, han apoyado la petición del vicepresidente andaluz, Manuel Jiménez Barrios, de que el Gobierno destine con urgencia fondos a la Junta para afrontar la llegada a costas andaluzas de inmigrantes -casi 30.000 en lo que va de año- y reparta entre todas las comunidades autónomas el esfuerzo de la acogida a unos 7.300 menores no acompañados.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha dicho en Algeciras que comprende la reivindicación de la Junta, pero ha pedido a las autoridades andaluzas "comprensión mutua".

Gómez de Celis ha indicado que "no es desleal" la reclamación de la Junta, por la dimensión del problema, pero ha matizado que espera que el Ejecutivo andaluz "nos comprenda también a nosotros", ante el reto con el que se ha encontrado el nuevo Gobierno socialista.

El diputado del PSOE Antonio Pradas ha enfatizado que el Gobierno central "tiene la obligación" de intentar un acuerdo con las comunidades autónomas para el reparto de estos menores y, si no, adoptar las "medidas necesarias".

Tras calificar de "razonable" la reivindicación de la Junta, ha sostenido que "lo mismo que España exige a los países europeos que sean solidarios, Andalucía, por donde entran la mayoría de los inmigrantes, exige esa solidaridad con el resto de las comunidades", algo que, ha remarcado, no se produjo en la conferencia sectorial de migraciones, celebrada el pasado lunes.

La secretaria general del PP andaluz, Loles López, ha acusado al presidente Pedro Sánchez de romper "la política migratoria de cooperación" que existía con la Unión Europea y "la que hay que llevar en el país de origen de estos inmigrantes" y ha opinado que el Gobierno andaluz "llega tarde, mal y por la presión del Partido Popular" en sus reivindicaciones.

En Granada, los populares han denunciado que el Ayuntamiento de Motril, gobernado por los socialistas, paralizó las obras que el Gobierno de Rajoy impulsó para acondicionar un pabellón militar como albergue temporal de acogida de inmigrantes.

Para el coordinador regional de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, la reclamación de la Junta al Gobierno es "razonable", porque la acogida a las personas inmigrantes es "un asunto que trasciende a Andalucía y es necesaria la solidaridad de otras comunidades".

La líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, ha señalado que "los niños son niños, aunque vengan de otros países" y requieren una "protección rigurosa" por parte del Estado.

En Madrid, el secretario general del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en el Congreso, Miguel Gutiérrez, ha confiado en que el presidente Sánchez, y la canciller alemana, Angela Merkel, que este fin de semana se reúnen en Doñana, lleguen a un acuerdo para afrontar de manera conjunta los retos de la inmigración que sea "transparente".

Gutiérrez ha asegurado que le gustaría que España liderara la tarea de fijar una política común de fronteras exteriores de la UE en la que "los países alejados del Mediterráneo deben colaborar".

Para el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, la política del Gobierno en materia de inmigración es "inconsistente" y ha criticado en Valencia que, igual se recibe un barco "con fiesta y tambores en Valencia que otro en Andalucía un poco a escondidas", en alusión al Open Arms, que hoy ha zarpado del puerto de Algeciras rumbo a Barcelona.

Mientras continúa la controversia política sobre la presión migratoria, Salvamento Marítimo ha rescatado hoy en el Estrecho de Gibraltar a 93 inmigrantes, entre ellos 40 menores y un bebé, cuando navegaban a bordo de cuatro pateras.