EFESevilla

La Junta seguirá posponiendo las fases de la desescalada que fijó en mayo hasta que el comité de expertos dé el visto bueno para avanzar, algo que no se prevé este martes porque la incidencia casi duplica la previsión que se hizo inicialmente, ya que se esperaba una tasa menor de 100 esta semana y es de 184.

En el comité de expertos que se reúne esta tarde no se esperan grandes cambios respecto a las restricciones actuales, que son las de la primera fase que estipuló la Junta.

El consejero de Salud, Jesús Aguirre, ha explicado en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno que, viendo que la incidencia acumulada no es la esperada, van a intentar ser "lo más cautos", aunque alguna pequeña medida sí se puede tomar.

Ha señalado que la tasa de incidencia por cada 100.000 habitantes en 14 días es "alta" y la comunidad lleva desde el 3 de junio por encima de los 180, aunque en los últimos días se ha producido "una leve tendencia a la baja" que esperan que se confirme y aumente en próximas fechas.

La incidencia, que casi duplica la media española (104), se está registrando sobre todo en personas jóvenes, lo que no repercute directamente en la presión asistencial pero sí da muestras de "una relajación" entre los no vacunados, según Aguirre.

Si se estudia la tendencia en siete días, es de 81, lo que avanza una bajada, algo que Aguirre espera que en los próximos días se empiece a confirmar y descienda "de una forma más rápida".

La ocupación de camas es del 8,3 por ciento en las UCI, por debajo de la media española, y del 3,9 por ciento en ingreso convencional, algo más alta que la media del país.

Cuando el Ejecutivo aprobó las tres fases de la desescalada, que preveían un escenario de "normalidad" para el próximo lunes, se trazó una evolución que situaría la incidencia de la semana pasada por debajo de 150 y la de esta semana bajo los 100 casos.

Sin embargo, estas previsiones no se han cumplido -sí las referentes al descenso de hospitalizaciones- y el comité de expertos no tomará decisiones "aperturistas" hasta que la tendencia a la baja sea "clara".

La Junta no contempla una quinta ola, ya que la cuarta ha sido "bastante menos agresiva" porque había un alto porcentaje de vacunados de mayores de 60 años y ahora esas franjas de edad han aumentado de forma importante.

Aguirre ha lamentado que se esté creando "una alarma social" pero no hay "criterios científicos" para hablar de quinta ola, salvo que llegara una cepa diferente que no fuera sensible a las vacunas.

Respecto a la vacunación, que ha superado este martes los seis millones de dosis administradas, Aguirre ha informado de que ha remitido una carta a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, para pedirle que se recupere "el déficit" de 350.000 vacunas que no llegó en los primeros meses del año.

La Junta ha pedido al Ministerio "máxima equidad y transparencia" en la distribución y que se "compensen" las dosis no recibidas.

Aguirre ha opinado que "quizás nos hemos relajado todos un poquito" y por eso no baja la incidencia, ya que en el sur se es "más extrovertido" y se vive "más en la calle", por lo que ha emplazado a todos a hacer "examen de conciencia" de lo que hicieron el último fin de semana para ver en qué pueden aumentar la prevención.