EFEMadrid

La Asamblea de Madrid ha investido hoy presidente de la Comunidad con los votos a favor de PP y Ciudadanos a Ángel Garrido, que ha ejercido este cargo en funciones tras la dimisión el pasado 25 de abril de Cristina Cifuentes, de quien fue su 'número dos'.

El que fuera portavoz del Gobierno regional con Cifuentes se ha convertido en el sexto presidente de la Comunidad de Madrid, de la que toma las riendas en el último año de legislatura, hasta la celebración de las elecciones autonómicas en mayo de 2019.

Cifuentes dimitió como presidenta regional el pasado 25 de abril después de semanas de polémica por las irregularidades de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos y tras la publicación de un vídeo en el que se le atribuía un hurto en un supermercado en 2011.

En la votación de investidura, que ha tenido lugar este viernes tras cuatro horas de debate, Garrido ha recibido como estaba previsto 65 votos a favor del PP y Ciudadanos y 64 votos en contra del PSOE-M y Podemos.

En una de sus intervenciones, Garrido ha agradecido el apoyo de Ciudadanos para su investidura y ha dicho que "ninguna discrepancia" entre ellos es "en modo alguno insalvable", ya que ha asegurado que comparten "un visión semejante de la sociedad".

Por otro lado, ha sostenido que "no sería un drama que gobernara" Gabilondo (el único junto con Garrido que aspiró a presidir la Comunidad de Madrid) pero, "por desgracia", necesitaría el apoyo de Podemos y "eso sí que sería dramático", en su opinión.

Al comienzo del pleno, el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, ha pedido a Garrido que pilote la región "sin más turbulencias" y sin hacer "loopings" ni "anuncios por megafonía que luego no llegan a nada".

Además, le ha recordado que no ha acudido a la Asamblea para tratar de obtener a confianza de la Cámara "por casualidad" sino por el "escándalo" del máster de Cifuentes.

"Su Presidencia interina es la solución menos mala, la menos dañina a una crisis política que los madrileños no tendrían por qué haber vivido pero que hemos tenido obligatoriamente que gestionar por su culpa, por su irresponsabilidad", ha dicho.

El portavoz del PSOE-M, Ángel Gabilondo, ha acusado a Garrido de "culminar la labor" de Cifuentes después de "una política censurable" y ha criticado a Ciudadanos por ser "corresponsables de la situación a la que hemos llegado".

"De sus palabras se deduce que si todo va tan bien debería continuar en la Presidencia la señora Cifuentes", le ha dicho a Garrido, del que ha cuestionado que sea "la mejor opción" para gobernar la Comunidad siendo la "persona de confianza" de la expresidenta.

Por su parte, la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, ha definido a Garrido como "un corredor que ha llegado a la meta a base de romperse las manos aplaudiendo a corruptos y sus corruptelas" y le ha dicho que no pueden apoyarlo porque "representa la continuidad de las políticas de su partido que tanta desigualdad y tanto daño causan a los madrileños".

"Usted no va a cambiar ninguna de esas políticas. Únicamente va a cambiar de sillón en este hemiciclo", ha augurado.

El sucesor de Cifuentes ha optado por responder a los portavoces parlamentarios de forma conjunta en la segunda sesión del debate de investidura tras la del jueves, cuando intervino sólo él.

Entonces, dedicó buena parte de su discurso a reivindicar el legado de Cifuentes y avisó de que la legislatura no está "agotada" porque queda un año "crucial".

También anunció la creación de una Consejería dedicada exclusivamente a Justicia para dotarla "de más medios".

La toma de posesión de Garrido como presidente de la Comunidad de Madrid (el sexto desde 1983) está prevista para el próximo lunes, 21 de mayo, y la de los miembros de su Gobierno para el martes, día 22.