EFEBarcelona

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, se querellará en las próximas horas contra la exdirectora del CNI Paz Esteban y contra NSO, la empresa propietaria del sistema de ciberespionaje Pegasus, con el que supuestamente se espió al president y a una sesentena más de dirigentes independentistas.

Así lo ha anunciado este martes la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo Ejecutivo de la Generalitat.

El president ultimaba desde hace más de un mes dicha querella, que finalmente irá dirigida contra la empresa israelí propietaria del programa Pegasus, así como contra Paz Esteban, quien fue directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) hasta que fue destituida por el Gobierno el pasado 10 de mayo tras la polémica por el espionaje al independentismo y por el sufrido en sus móviles por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles.

"El espionaje y la vulneración de derechos fundamentales no quedará impune. Presento querella contra la exdirectora del CNI y la empresa NSO para depurar responsabilidades del 'catalangate'", ha confirmado también a través de Twitter el propio Aragonès.

El presidente catalán ha advertido de que "la vulneración del secreto de las comunicaciones para un uso político no es aceptable en una democracia", por lo que ha defendido no dar "ni un paso atrás en la defensa de los derechos fundamentales".

La querella de Aragonès, según ha explicado Plaja, apuntará a que los hechos pueden constituir delitos de intrusión no autorizada en equipos informáticos, espionaje informático, interceptación ilegal de comunicaciones, y producción y adquisición para el uso de "spyware" (programa malicioso espía) y otros delitos contra los derechos fundamentales.

Aunque la acción penal que ahora se iniciará irá dirigida a Esteban y NSO Group, la querella precisa que "se deberá extender a cualquier persona física y jurídica a la que la instrucción pueda atribuir responsabilidades penales o civiles".

Según Plaja, el presidente catalán fue "atacado en al menos cuatro ocasiones, sin que se pueda asegurar que no haya habido más ataques", unas acciones de espionaje que "atentan" contra los derechos individuales de Aragonès, pero que también "se extienden a los derechos vinculados al ejercicio de sus responsabilidades políticas y representativas, por el cargo que ocupa".

En base al informe elaborado por Citizen Lab, la portavoz ha explicado que las infecciones detectadas en enero de 2020 corresponden a un contexto vinculado a las negociaciones para investir a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, pero también la inhabilitación del expresidente catalán Quim Torra y "el contexto político inmediatamente posterior" a la investidura de Sánchez.

Lo que también es "una obviedad a día de hoy", ha agregado, es que el espionaje está "vinculado" al CNI, ya que la portavoz ha recordado que la misma Paz Esteban explicó que se produjo un espionaje a una veintena de líderes independentistas, "incluyendo a Aragonès".