EFEBarcelona

El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía, Pere Aragonès, ha alertado de que "si no hay un presupuesto de la Generalitat para 2020 es muy difícil que una legislatura normal continúe".

En una entrevista concedida a Efe, Aragonès ha advertido así de lo complicado de agotar el mandato actual si el Govern no consigue aprobar las cuentas para 2020.

El conseller ha recordado que la Generalitat funciona actualmente con las cuentas de 2017, pero ha recordado que esos mismos presupuestos se tuvieron que prorrogar en 2018 "porque hasta junio se aplicó el artículo 155 de la Constitución" y también en 2019, en este caso por falta de mayoría parlamentaria para sacar adelante las cuentas.

"Aprobaremos el anteproyecto de ley de presupuestos (en octubre), lo llevaremos al Parlament y esperamos que pueda haber debate, que se pueda mejorar y se pueda aprobar", ha dicho Aragonès.

En caso de no aprobarse las cuentas, ha avisado de que "es evidente que continuar con normalidad con la legislatura funcionando con los presupuestos de cuatro años antes comportará distorsiones que dificultarán mucho la gestión de la legislatura desde el punto de vista político, pero también social y económico".

"Para que la legislatura tenga continuidad hay que reforzar la mayoría parlamentaria", y ello pasa por "aprobar un nuevo presupuesto", ha insistido.

Hace unos días la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, planteó al gobierno catalán la conveniencia de hablar "seriamente" tanto de los presupuestos de la Generalitat como de los del Ayuntamiento de Barcelona, pero Aragonès ha descartado vincular ambos asuntos.

"Lo que yo no haré es subordinar el presupuesto del Ayuntamiento de Barcelona al de la Generalitat", ha asegurado el número dos del Govern.

El vicepresidente ha comentado que "evidentemente, si hay entendimiento en un ámbito, claro que puede facilitar el entendimiento en el otro", pero ha dejado claro que "son procedimientos diferentes, con necesidades y prioridades propias".

Aragonès ha explicado que en septiembre iniciará una ronda de contactos con los grupos parlamentarios para hablar sobre el proyecto de presupuestos de 2020, y ha remarcado que dialogará "con todos los grupos, como lo hemos hecho siempre", y sin discriminar a nadie.

Preguntado por la disposición del PSC a hablar sobre el presupuesto de 2020, ha dicho que celebra que "por parte de los comunes y del PSC se tenga una predisposición mejor a la del año pasado".

"Si quieren entrar a negociar, perfecto", ha dicho Aragonès respecto a la mano tendida del PSC, y ha esperado que la CUP también entre en un clima negociador. "Me gustaría que con estas tres fuerzas pudiéramos hablar", ha dicho.

Por otra parte, Aragonès ha subrayado que las cuentas de 2020 tendrán como prioridad principal el gasto social y que también se prestará atención a cuestiones como la seguridad, ante la falta de efectivos del cuerpo de Mossos d'Esquadra, y el transporte público y el medio ambiente.

En cuanto a la marcha de la economía catalana, ha asegurado que está creciendo en torno al 2 % y que de cara al resto del año lo hará "por encima" de ese nivel.

Preguntado por si la falta de presupuestos de la Generalitat perjudica a la economía catalana, ha comentado lo que le "afecta realmente" es la "falta de soberanía del gobierno catalán", puesto que el 85 % de los ingresos de la Generalitat dependen del modelo de financiación autonómico, sobre los que no tiene "capacidad de decisión".

"Lo que afecta negativamente a la economía catalana es que es una autonomía y no un Estado independiente que puede decidir sobre sus recursos", ha concluido el conseller.