EFEBarcelona

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha afirmado este viernes que el proyecto que presentará para liderar la formación pasa por un partido unido, participativo, en el que "quepa la discrepancia", pero que mantenga el mismo discurso en toda España y sin espacio para las baronías.

En un encuentro con afiliados en Barcelona, Arrimadas ha asegurado que ella defiende un Ciudadanos "descentralizado" pero en el todo el mundo "avance en la misma dirección" y en el que se "ponga por delante el interés general, y no los personalismos ni territorialismos".

"Me gustaría mejorar la participación sectorial, hay muchas cosas que me gustaría mejorar, pero que nadie se escude en la participación para intentar implantar un modelo de baronías", ha señalado en referencia al vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea.

Igea, que critica el sistema de organización interno de Cs, se postula como una candidatura crítica alternativa a Arrimadas en el congreso para decidir el futuro de la formación naranja previsto para el mes que viene.

Para Arrimadas, los "valores" y "principios" de defender lo mismo para todos los ciudadanos vivan donde vivan en España no se da en "otros partidos".

Entre los cambios que Arrimadas ha asegurado querer hacer en el partido si resulta vencedora en el congreso está aumentar los canales de participación de la ciudadanía.

También ha apuntado su voluntad de establecer mecanismos internos en la formación para asegurar que el interés general predomina ante cualquier abuso por parte de ningún líder territorial.

En un encuentro con afiliados que ha reunido a cerca de doscientas personas en el Centro Cívico de Sagrada familia, Arrimadas ha querido poner en valor en Barcelona los logros de la historia de la formación que, según ha dicho, "gobernará España antes de lo que algunos creen".

La portavoz de Cs en el Congreso ha sacado pecho tanto de los pactos con otras fuerzas constitucionalistas para las elecciones al País Vasco, como de las regiones y ayuntamientos donde gobierna la formación naranja.

Igualmente, ha destacado que "aunque no fuera fácil" ofreció al presidente del Gobierno Pedro Sánchez un pacto entre constitucionalistas para que no cayera "en manos de los populistas y nacionalistas" tras las elecciones del pasado noviembre.

Según Arrimadas, y pese a los 10 escaños conseguidos por la formación en el Congreso, la oposición de Ciudadanos "es la que más duele" a Sánchez por ser un espacio "de centro, liberal, moderado, progresista y europeísta".

Arrimadas ha estado arropada en el encuentro con simpatizantes por el presidente del grupo de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, y la candidata a la Generalitat de la formación naranja, Lorena Roldán, así como por el eurodiputado Jordi Cañas, que ha resultado el más aplaudido por los presentes.

Cañas, que ha intentado levantar el ánimo de los simpatizantes recordando que a Cs le han dado por "muerto" en muchas ocasiones, también ha hecho referencias implícitas a Igea, al que ha acusado, sin nombrarlo, de llevar a la prensa sus discrepancias.

"El lugar para discutir no son los medios", ha criticado.

Carrizosa, que como el resto han mostrado su convicción de que Arrimadas es la mejor opción para dirigir el futuro de Ciudadanos, también ha dicho que él no busca "ni ser barón, ni duque, ni príncipe".

Por su parte, Roldán ha defendido que "escuchar a todo el mundo" es precisamente "como trabaja" Arrimadas, de quien ha destacado que hiciera "historia" ganando por primera vez al nacionalismo en Cataluña el 21 de diciembre de 2017.

"¿Quién mejor para representar nuestra voz que Inés?", se ha preguntado tras recordar que Arrimadas "plantó cara" al independentismo en el Parlament antes y después del 1 de octubre.