EFEMadrid

La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, ha frenado la posibilidad de una alianza con el PP de cara a las próximas convocatorias electorales -la primera en Andalucía el año que viene-: "no vamos a solucionar los problemas existenciales a otros partidos".

Entiende, ha dicho en una rueda de prensa telemática tras la reunión de la ejecutiva permanente, que el PP "después de sus problemas de corrupción, sus problemas internos y del malísimo resultado que han tenido en Cataluña necesitan lanzar globos sonda y cortinas humo", pero cada partido debe seguir su camino.

De este modo, se ha referido a las afirmaciones del presidente andaluz, Juanma Moreno, que en una entrevista en La Vanguardia, ha dicho que las dos formaciones, que gobiernan juntas, deben sopesar una alianza y determinar si les puede ir mejor juntos o separados.

Sobre la decisión del primer teniente de alcalde y portavoz de Cs en Murcia, Mario Gómez, de denunciar ante la Policía Nacional una presunta trama de corrupción en la contratación del Ayuntamiento de Murcia, donde PP y Cs cogobiernan, Arrimadas ha señalado que "intentarán buscar soluciones dentro del acuerdo de gobierno", pero que, en todo caso, seguirán siendo "implacables" con la corrupción.