EFEMadrid

La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, ha respondido al líder de Vox, Santiago Abascal, que no es alternativa ni él ni su proyecto al Gobierno de Pedro Sánchez: "no es alternativa responder a los ataques al rey echando de menos al franquismo, ni el antieuropeismo" y no hacer nada ante la pandemia.

Arrimadas ha puesto en valor la estrategia de Ciudadanos para intentar "salvar vidas y empleos" siendo capaz de tender la mano a un gobierno que está "en las antípodas" al partido naranja, ha subrayado al recordar que ellos intentaron promover una coalición con el PSOE y el PP mientras otros "comían palomitas" instalados "en el cuanto peor mejor".

Ha insistido en llamar "espantajo" a Vox en el sentido de haber servido a Sánchez con la presentación de esta moción de censura porque le ha permitido defender "el relato que necesitan" y justificar todas sus alianzas políticas.

La mayoría de los españoles, ha dicho, no tienen que elegir entre las "barbaridades" de un lado ni entre los discursos trasnochados con esas "odas a Trump y el virus chino" que no representan -ha dicho- ni a los cuatro millones de votantes de Vox, aunque le ha reconocido el mérito de haber sabido conectar "con la indignación y el cabreo" de mucha gente".

Ante las continuas referencias que Abascal ha hecho al patriotismo, la presidenta del partido naranja le ha replicado que "ser patriota implica hacer muchas cosas, aunque sean difíciles" como le ha tocado a ella -ha subrayado- al referirse a los apoyos a la prórroga del estado de alarma o al decreto de nueva normalidad.

Cosas que ha hecho, ha señalado, "porque son necesarias" y por eso Vox les ha llamado "traidores y vendidos", ha afirmado: "yo no he cambiado de opinión, ha cambiado que estamos en pandemia y en las tragedias hay que ayudar".

Según ha subrayado Arrimadas, a ella tampoco le gusta este gobierno "Frankenstein", que ha hecho una pésima gestión de la pandemia, pero tiene mayoría y va a estar otros tres años más y van a sacar adelante los Presupuestos, haya o no moción de censura, y, por eso, Cs va a intentar hacer todo lo que pueda para "salvar vidas y empleos".

"El dedo acusador de la historia va a juzgar a este gobierno, pero a la oposición también", ha avisado Arrimadas, quien ha asegurado que la confrontación "es la gasolina de este gobierno" porque fomenta la división, que es lo que necesita para mantenerse en el poder.

Abascal, en su réplica, aunque ha tratado de contraatacar de una manera suave, ha acusado a Cs de crear "confusión ideológica" con sus políticas, reprochándole que sean una "muleta" de Sánchez.

Ha dicho sentirse algo molesto que el portavoz adjunto, Edmundo Bal, tildara la presentación de la moción como una inmoralidad. ¿Cómo les llamamos a ustedes por sostener a un gobierno que por la gestión de la crisis tenemos el mayor numero de muertos del planeta y ha llevado a miles de familias a la ruina".

También ha señalado que no es lo mismo apoyar la acción de un gobierno que está pactando con Bildu "que recibir los votos que a ustedes les sirven para tener consejeros en Madrid o Andalucía".