EFEMadrid

La líder de Cs, Inés Arrimadas, participará como si fuera una candidata más en la campaña electoral de las catalanas, que arranca el próximo viernes, y estará todos los días movilizada junto al candidato a la Generalitat, Carlos Carrizosa, en dos semanas sin mítines y sin público debido a la pandemia.

Salvo que puntualmente tenga que atender a sus obligaciones como diputada en el Congreso, Arrimadas estará los quince días volcada en Cataluña, igual que hizo en 2017 cuando ella era la aspirante al Govern y logró 36 escaños.

Ni de lejos, Cs conseguiría acercarse a ese resultado que convirtió a la formación naranja en la primera fuerza política, ya que las encuestas apuntan a un retroceso hasta los 13 o 15 escaños, de acuerdo con el CIS publicado el 21 de enero, un sondeo que refleja un impulso del PSC por el "efecto Illa".

Cs no se atreve a dar un pronóstico de sus posibilidades el 14F, pero fuentes de la formación han señalado que les basta con tener un escaño más que los independentistas y los suficientes para que el ya exministro de Sanidad no tenga escapatoria y acepte un gobierno con los naranjas.

En ese objetivo se aplicarán estas dos semanas con una campaña completamente inusual debido a las restricciones por la pandemia y a la prioridad que tiene Cs, han insistido, de salvaguardar la salud y la seguridad de todos.

Por eso, no habrá mítines y los actos serán retransmitidos a través de las redes sociales o plataformas de internet, aunque sí se han diseñado actos sectoriales durante la semana, que serán por la tarde, pero sin público y con muy poca gente.

Para estos actos, Cs contará también con la participación de vicepresidentes autonómicos, como el de Andalucía, Manuel Marín; Castilla y León, Francisco Igea, (en su caso, como es médico, en uno sobre Sanidad); la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, o el vicepresidente de los liberales europeos, Luis Garicano.

Con quien no tienen pensado contar es con el anterior presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que durante estos meses ha lanzado críticas indirectas a la gestión de Arrimadas. Por ello, no se ha planteado en el partido incluirle en la campaña.

El acto de inicio de campaña será en Montjuic (Barcelona), en la tarde del jueves, donde se presentará el lema, mientras que el viernes, Carrizosa se ha reservado el día para el debate electoral que se celebrará en el periódico La Vanguardia. Arrimadas lo dedicará a entrevistas en medios de comunicación.

Según el programa diseñado por el director de la campaña, el vicesecretario primero de Cs, Carlos Cuadrado, el domingo tendrá lugar en la capital catalana el comité ejecutivo nacional.

Ciudadanos pondrá el foco estos días en transmitir sus propuestas para salir de la crisis del covid pero también en pasar página "al estancamiento del procès" y confían en que su actuación "responsable" ante la pandemia y, a la vez, crítica con el Gobierno de Pedro Sánchez tendrá su recompensa en las urnas.

Para la dirección de Cs la última encuesta "real" fue la de las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019, en las que obtuvieron un 5,6 por ciento de los votos en Cataluña, y ahora los sondeos, han subrayado, les dan una media en torno al 12 por ciento, lo que les permite, en su opinión, afrontar esta cita con optimismo.

"Tenemos mucho bagaje y discurso. Nos puede ir bien", han aventurado las mismas fuentes, que han recordado que los sondeos previos a los comicios de 2017 apuntaban un empate con el PSC y sacaron el doble de escaños que los socialistas y, por tanto, la suerte no está echada.

Alicia López