EFEMadrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha celebrado que el Gobierno busque una estrategia nacional para la Semana Santa, si bien "llega tarde" después de tres olas de la pandemia, pero ha pedido al Ejecutivo que "sea sensible" con la economía de la región y con las "especificidades" de cada autonomía.

Ayuso ha reiterado este domingo que "nosotros somos partidarios" de "seguir abiertos" aunque "si el virus cambia en estos días, como hemos dicho semanas atrás, cambiaremos la estrategia, pero la nuestra es esa y yo pido que sean sensibles a la economía madrileña".

"Celebro que por fin haya una estrategia nacional después de tres olas, pero creo que tienen que tener en cuenta las especificidades de cada comunidad autónoma. Madrid es especial en ese sentido", ha dicho a los medios después de visitar la ampliación del polideportivo Camino de la Isabela, en el municipio de Villalbilla, a cargo del Programa de Inversión Regional (PIR).

Después de señalar que "cuando hemos hecho estos cierres perimetrales sí se ha demostrado que ha subido el contagio porque, sobre todo, lo que se trata es de que haya dispersión y de que los ciudadanos puedan, con responsabilidad, tener un cierto margen de maniobra", Ayuso ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez que "sea sensible en este momento también con la economía, precisamente ahora que los contagios siguen bajando".

"No tiene sentido ahora que ya hemos afrontado la tercera ola solos, y ya está bajando, que ahora de repente se metan unas medidas extraordinarias que eliminan, por ejemplo, horas de trabajo para el comercio y la hostelería y cierran la comunidad", ha aseverado antes de apostillar que tiene "dos cosas claras".

En primer lugar, que "si alguien quiere venir a Madrid desde Logroño, desde París, o desde cualquier rincón, si cumple las normas", si el aeropuerto "es seguro", "a mí me parece bien que vengan a nuestros museos, a nuestros comercios y a nuestros restaurantes a mover la economía".

Y, en segundo lugar, ha reiterado que "si el Gobierno ya ahora, que lo celebro pero llega un poco tarde, decide que hay una estrategia nacional, espero que sean sensibles a esas necesidades porque, insisto, el sector servicios y el comercio y la hostelería en Madrid es muy importante para nosotros".

Ayuso lo ha ilustrado con una serie de datos: "si el sector servicios de la Comunidad de Madrid fuera una comunidad autónoma, sería la tercera de España" y el tamaño del sector, el comercio y la hostelería en la región "super el producto interior bruto (PIB) de hasta tres comunidades autónomas diferentes, sumadas, juntas".

"Es más -ha agregado la presidenta madrileña-, el tamaño del comercio y la hostelería en Madrid es incluso mayor que el PIB de toda Castilla-La Mancha, y, por ejemplo, aporta el 62 % del PIB de Madrid".

Con esos datos, ha subrayado que "es como pedirle a otras comunidades" como Asturias, País Vasco o Cataluña "que cerraran la industria".

"Por eso nosotros tenemos un papel fundamental a la hora de procurar que siga adelante este sector tan importante para nuestra economía. Yo no quiero hundir Madrid, otros tampoco cerrarían su industria, ¿no?, y es lógico, por eso hay que tomar decisiones siendo conscientes del papel que en cada región tiene según qué sectores", ha abogado la presidenta 'popular'.

Asimismo, ha defendido que con la política del Ejecutivo regional "ya se ha conseguido crecer diez veces por encima de la media nacional y hemos evitado destruir 320.000 empleos".

"Por eso, insisto, si quieren el consenso, que me parece oportuno aunque llega tarde, aquí vamos a estar, por supuesto, porque somos coherentes y somos sensibles a la salud y a la economía, pero que tengan en cuenta que cuando se toman según qué decisiones lo pagan siempre los mismos", ha afirmado.

La Comunidad de Madrid votó el jueves en contra del plan acordado para Semana Santa en la Comisión de Salud Pública al oponerse a las principales medidas, como el cierre perimetral de las autonomías y el toque de queda de 22.00 a 6:00 hora y el cierre de la hostelería a las once de la noche.

La Comisión de Salud Pública acordó esas medidas y limitar las reuniones en espacios públicos o privados a un máximo de cuatro personas, entre otras cuestiones, y será el próximo miércoles cuando estas decisiones tendrán que ser ratificadas por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.