EFEBarcelona

La número uno del PSC por Barcelona el 28A, Meritxell Batet, ha condenado la quema de un muñeco que representaba al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont en Coripe (Sevilla) porque, aunque "responde a una tradición", se trata de una acción "inadecuada", sobre todo en campaña electoral.

"Lo que pasó en este pueblo responde a una tradición, pero las tradiciones, cuando coinciden con campaña electoral, digamos que no es el mejor momento. Condené esa acción, creo que no es adecuada", ha sostenido en una rueda de prensa este lunes en la sede central del PSC en Barcelona.

Batet se ha referido así a la fiesta de la Quema del Judas, que se celebró ayer domingo en Coripe y en la cual se quemó -en la plaza principal del pueblo- una figura de Carles Puigdemont, como ejemplo "de lo negativo para la sociedad".

Al ser preguntada por si una avalaría una acción similar fuera de período electoral, Batet ha respondido: "Podríamos empezar a hablar de fallas y muchas otras tradiciones. Yo respeto las tradiciones de todas partes y, por lo tanto, en cada ciudad y pueblo tienen muchas y diversas, que nos pueden gustar más o menos".

Y ha agregado, al ser preguntada sobre si el PSOE debería emprender alguna medida disciplinaria contra el alcalde de Coripe, que es socialista: "La condena es suficientemente ejemplar y muestra esa actitud de respeto que queremos mantener los socialistas".

Una actitud de respeto que, ha lamentado, no es la que han mostrado quienes esta madrugada han hecho "pintadas de intolerancia" contra la sede central del PSC en Barcelona, precisamente, por los hechos de Coripe.