EFEMadrid

El Gobierno ha recalcado este martes que España "es un país de paz" y que mantener esa paz "es tarea de todos" ante la situación que se vive por la crisis de Ucrania y el malestar que ha expresado la embajada de Rusia por la posición española.

La delegación diplomática rusa en Madrid ha explicado en su cuenta de Twitter que, ante esa crisis, ellos han propuesto la desescalada y, a cambio, reciben un aumento de la presencia militar de la OTAN en sus fronteras.

Es en ese contexto en el que ha lanzado un reproche directo a la posición española en esa actitud de la Alianza Atlántica: "España se distingue especialmente por su deseo de contribuir" (al incremento de la presencia militar).

Al ser preguntada por esta crítica en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha apelado a la prudencia y no ha hecho referencia directa al malestar de Rusia.

Pero sí ha puesto en valor que "España es un país de paz, que la paz es tarea de todos y que todos somos importantes -ha dicho- para lograr ese objetivo".

La portavoz ha restado importancia a la ausencia del jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, en la ronda de consultas sobre la crisis de Ucrania que protagonizó el lunes el presidente estadounidense, Joe Biden, ya que ha explicado que España se siente representada por el resto de interlocutores.

Biden habló con el secretario general de la OTAN, los presidentes del Consejo y de la Comisión europeos, los líderes de Reino Unido, Francia, Alemania e Italia (que desde el Gobierno recuerdan que forman parte del G7) y con el de Polonia (que Moncloa subraya que preside la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa OSCE).

Por tanto, frente a la preocupación expresada por los portavoces parlamentarios de PP, Vox y Ciudadanos por esa exclusión, el Gobierno enmarca esa ronda dentro de la normalidad.

Rodríguez ha subrayado la posición de "liderazgo" de España en la crisis de Ucrania y ha asegurado que el Gobierno se siente "partícipe y coautor" de las decisiones que se están adoptando en el seno de la UE y la OTAN.

A su juicio, hay unidad tanto en Europa como en la Alianza en que la solución debe venir de la diplomacia, pero también de la disuasión junto a la defensa de la ley internacional.

La portavoz ha evitado comentar las críticas procedentes de Unidas Podemos ante la posición del Gobierno, y fuentes del Ejecutivo han quitado trascendencia a mensajes como el del portavoz parlamentario de esta fuerza política, Pablo Echenique, quien en las redes sociales ha lamentado que los argumentos que viene dando la ministra de Defensa, Margarita Robles, "los podría haber dado Aznar en las Azores" para justificar el ataque a Sadam Husein en Irak.

Robles ha considerado este martes que la situación en Ucrania es "preocupante" pero "no dramática" y ha confiado en que la vía diplomática "tenga un final feliz" a la vez que ha advertido de que que nadie puede atribuirse "el no a la guerra".

Isabel Rodríguez ha defendido la ronda de contactos con portavoces parlamentarios del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares (que comparece este martes en el Congreso) ante las quejas del líder del PP, Pablo Casado, por no haberse puesto Sánchez en contacto con él.

Fuentes del Gobierno han recordado además que no hace falta que Sánchez llame a Casado ya que éste puede telefonear al presidente si lo desea para recabar toda la información que precise.

Si desde la oposición dirigentes como el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, han insistido en llamar la atención por las discrepancias entre los socios del Gobierno, el presidente de Unidas Podemos, Jaume Asens, ha abundado en la interpretación de su fuerza política de que el PSOE ha cambiado el tono y ahora pone el foco en la desescalada.

Pero las fuentes del ala socialista Ejecutivo recalcan que no ha habido rectificación alguna y que desde el principio se ha mantenido la misma posición.

Al respecto, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha señalado: "No creo sinceramente que haya habido discrepancias en el seno del Gobierno, básicamente porque todos apostamos por la diplomacia, todos estamos en evitar el conflicto y todos estamos (...) en el no a la guerra".

La crisis de Ucrania ha dejado patente asimismo las diferencias entre el PP y Vox. Casado pidió al partido de Santiago Abascal que se posicionase y apuntó que en ocasiones se había manifestado a favor del régimen de Vladimir Putin, mientras que Vox le acusó de hacer seguidismo al Gobierno.

Este martes, Iván Espinosa de los Monteros (Vox) ha cargado contra el PP: "Aquellos que no tienen mucho conocimiento de relaciones internacionales deberían centrarse mas en arreglar su propia casa y menos en criticar a Vox".