EFEBarcelona

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha afirmado este martes, en referencia a la mesa de diálogo, que hay que sentarse "a negociar el fin de las hostilidades para ver cuál es la solución política".

"Mientras eso no pase, habrá fotografías, habrá vetos y habrá comodidad en un lado, pero no habrá resolución del conflicto", ha asegurado en declaraciones a Catalunya Ràdio.

Este posicionamiento llega después de que las autoridades italianas detuviesen a finales de la semana pasada en Cerdeña al expresidente catalán Carles Puigdemont, que pasó una noche en una cárcel de la isla y que deberá volver a declarar el próximo 4 de octubre.

Borràs ha apuntado que, "en cualquier conflicto, cuando hay una negociación, se paran las hostilidades", y ha añadido que el independentismo se haría "un flaco favor" si colabora con un Estado "que pretende hacer ver que no hay represión".

La presidenta del Parlament ha reiterado que si JxCat no está en la mesa de diálogo es porque ha sido "vetada", y ha añadido que a la mesa no hay que ir a "dialogar" sino "a negociar el fin de la represión y el reconocimiento de la autodeterminación".

En esta línea, ha opinado que celebrar otro referéndum unilateral de independencia no sería "viable" en el actual contexto, por lo que ha puesto en valor el "mandato" del 1-O y ha señalado que solo se puede sustituir "por un referéndum acordado" y que cuente "con supervisión internacional".

"Me cuesta pensar cómo se puede mejorar el 1-O", ha indicado la presidenta del Parlament.