EFEBarcelona

La vicepresidenta en funciones del Gobierno, Carmen Calvo, ha aseverado este jueves que "no hay alternativa" distinta a que Pedro Sánchez sea reelegido jefe del Ejecutivo y ha negado que el PSOE esté sirviéndose de "estrategias ni de tácticas partidarias".

En declaraciones a los periodistas tras participar en la inauguración del segundo Women Business & Justice, celebrado en Barcelona, Calvo ha llamado al resto de actores políticos a "asumir responsabilidades razonables y maduras" para garantizar "la estabilidad y la gobernabilidad de España".

Ha dicho que el PSOE no reclama "el apoyo" de PP y Ciudadanos a la investidura de Sánchez -"niego esa idea que ha hecho circular Unidas Podemos", ha apuntado-, sino que "lo único" que piden "a la derecha de este país es que no obstaculicen" la conformación de un nuevo Ejecutivo.

A juicio de la vicepresidenta, "la investidura tiene que ser razonablemente alcanzada en julio" y ello, ha indicado, "por una razón muy simple: porque no hay alternativa a menos que PP, Cs Vox y Unidas Podemos formen una coalición".

"Nosotros no vamos a la investidura con ningún tipo de juego estratégico", ha insistido Calvo, que se ha mostrado confiada en que la investidura salga adelante ya en este mes de julio y que en agosto un nuevo Gobierno funcione "a pleno rendimiento".

Calvo ha vuelto asimismo a reclamar el apoyo de Unidas Podemos, ya que el PSOE es "un partido que cuando gobierna tiene tradición y políticas socialistas", por lo que ha llamado a la formación liderada por Pablo Iglesias a alcanzar "un acuerdo de objetivos y políticas para seguir trabajando lo que se ha hecho conjuntamente ya durante un año".

A modo de resumen, Calvo ha afirmado: "Cualquiera podría entender como muy razonable lo que estamos proponiendo. No se trata de estrategia ni de tácticas partidarias, se trata de España y de poder sacar a flote muchos problemas que debemos afrontar".