EFEMadrid

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha llamado "tardofranquista" al PP en un nuevo encontronazo en el pleno del Senado con este grupo, al que además ha acusado de pretender "debilitar las garantías judiciales" y la calidad de la democracia entrando en un camino "muy inquietante".

Ha contestado Calvo a una pregunta de la senadora del PP Salomé Pradas, quien ha responsabilizado al Gobierno de Pedro Sánchez del avance de la pandemia para de paso acusarle de ser "más de revisar el pasado para tapar su negligente gestión del presente", y a la vez reprochar a los socialistas que sean "tan fans del revisionismo".

Alusiones a la nueva Ley de Memoria Democrática que la también ministra de la Presidencia no ha dejado pasar por alto, al advertir a su interpelante que esta norma "a lo mejor es la última oportunidad que tienen para dejar de ser tardofranquistas de una vez por todas en la historia de la democracia española".

Tras el acuerdo alcanzado ayer por el presidente Sánchez con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, para afrontar la reactivación de la pandemia en Madrid, Calvo ha apuntado que creía que hoy los del PP "iban a venir a esta sesión de otra manera".

"Se ve que no, que no aprenden, ni siquiera en una situación como ésta", les ha espetado.

Y es que Salomé Pradas, secretaria general del grupo popular, ha acusado al Ejecutivo de "no atender" a los "millones de españoles" que "lo están pasando mal" ni a los miles de infectados por la pandemia y se ha preguntado si es que el Gobierno es "el único" en creerse el lema "salimos más fuertes" para zanjar de manera tajante: "Qué deleznable decir esto con 53.000 fallecidos".

También ha recriminado al Ejecutivo que estuviera "tranquilamente de vacaciones" en agosto mientras la pandemia avanzaba, ha criticado su "descontrol" en el cómputo de infectados y fallecidos y le ha pedido que "deje de trasladar responsabilidades" a las comunidades autónomas porque la "responsabilidad máxima" es del Gobierno.

Pero antes de acabar Pradas ha aludido a las "vergonzosas" palabras de Sánchez cuando en el mismo hemiciclo del Senado lamentó "profundamente" la muerte de un preso etarra "que dio apoyo al comando que asesinó, que ejecutó a nuestro compañero Miguel Ángel Blanco".

A la senadora del PP estas condolencias le hacen pensar que "ya tienen elegidos sus compañeros de viaje", ha concluido mientras señalaba con el dedo a los escaños de EH-Bildu.

No ha entrado la vicepresidenta en esta cuestión, más allá de lamentar el tono empleado para la pregunta, pero sí se ha extendido al repasar las diferentes opiniones que sobre la gestión de la pandemia ha expresado el líder del PP, Pablo Casado.

Así, ha recordado que el 12 de marzo reclamaba "mando único", que el 4 de mayo rechazaba el estado de alarma por ser una "dictadura constitucional" y que ahora, el 18 de septiembre, manifiesta que "los gobierno estatales" son los responsables de la pandemia.

"Sin querer acertó", ha enfatizado Calvo, puesto que todos los gobiernos autonómicos están en el título VIII de la Constitución, ha señalado.

Pero como Pradas también le había requerido por las reformas legales pendientes para afrontar mejor la COVID-19, Calvo le ha replicado que las reformas que está proponiendo el PP pretenden "debilitar las garantías judiciales que tienen los derechos fundamentales y las libertades públicas".

Es más, le ha dicho que quieren "aprovechar una pandemia para utilizar legislación sanitaria en la debilitación de la calidad de la democracia española".

Para ello, le ha anunciado que nunca contarán con los socialistas y que, cualquier caso este tipo de reformas no saldrán adelante "mientras este Gobierno sea garante del mantenimiento del orden constitucional".