EFEMadrid

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha considerado este sábado, en relación a la polémica suscitada por la ausencia del rey en Barcelona en la entrega de despachos a los jueces, que "todos deberían empezar a tranquilizarse. Y cuando digo todos, digo todos", ha recalcado.

En unas declaraciones a los medios tras inaugurar unas jornadas sobre la abolición de la prostitución en la Escuela de Pensamiento Elena Arnedo, Calvo se ha referido así a las declaraciones del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que ayer pidió "neutralidad" al rey al hilo de una llamada del monarca al presidente del Consejo del Poder Judicial, Carlos Lesmes, comunicándole que le hubiera gustado acompañarle en la entrega de despachos a los nuevos jueces.

Calvo, que se ha referido a la "cadena de cuestiones" sobre este asunto acaecidas este viernes, ha apelado a que "cada uno y todos" mantengan la posición constitucional, "y cuando digo todos, digo todos", ha aseverado.

También ayer el ministro de Consumo, Alberto Garzón, acusó a la monarquía de "maniobrar contra el Gobierno democráticamente elegido".