EFEMadrid

El líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, ha matizado este jueves sus palabras sobre un posible Gobierno de coalición con Ciudadanos al decir que no lanzó "ningún recado" a Albert Rivera en ese sentido, y tras ello, ha hecho una advertencia: si la formación "naranja" y el PSOE de Pedro Sánchez suman tras el 28 de abril, pactarán.

Un día después de que comentara en Melilla que el presidente de Ciudadanos sería un buen ministro de Asuntos Exteriores, Casado, en un acto en Madrid, ha matizado dichas palabras y ha aclarado que hablar ahora de gobiernos conjuntos es "perder el tiempo".

Casado, de hecho, ha criticado el "portazo" de Cs a acordar listas electorales conjuntas para el Senado y en provincias con menos escaños a repartir y ha advertido de que si Rivera y Pedro Sánchez suman tras las elecciones del 28 de abril, pactarán. "Que a nadie quepa duda", ha sentenciado.

A un mes justo de las elecciones generales, el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno ha hecho hincapié en la capacidad de su partido para tejer pactos con otras formaciones, lo que fomentará una vez se sepa el resultado electoral.

"Tendemos la mano al resto de partidos constitucionalistas, y no quiero excluir al PSOE, pero sí a la actual dirección del PSOE, que quiere pactar con los que quieren liquidar la Constitución", ha asegurado en el acto, que ha servido para presentar a los integrantes de las listas del Congreso y del Senado por Madrid.

En su oferta de acuerdos se ha detenido en Ciudadanos al recordar que la Junta Directiva del PP, y a pesar del riesgo de que muchos de sus senadores quedaran fuera, avaló la propuesta de consensuar las listas del Senado, lo que refuerzan los datos, ha dicho.

Por separado, según ha precisado Casado, Ciudadanos puede obtener diez senadores y el PP, 80; pero juntos la cifra ascendería a 120. La respuesta de la formación de Rivera fue "un portazo", ha añadido.

Y en cuanto al Congreso, Casado ha insistido en que el objetivo de tejer alianzas en provincias menos pobladas, y por tanto con tres, cuatro o cinco escaños a repartir, consiste en "optimizar el voto", y el "portazo fue igual de sonoro".

A su juicio, presentadas las listas, hablar de gobiernos de coalición es "perder el tiempo", pero ha pedido que al menos no queden dudas sobre la voluntad del PP de construir una alternativa a Sánchez.

Así que Casado se ha dirigido a los votantes de centro-derecha para que concentren su elección el 28 de abril en el PP. "Pedimos unir el voto -en el Partido Popular- para unir España, no en tres que hagan algo sino en uno que haga lo que hay que hacer", ha resumido.

Lo que dijo ayer sobre una posible entrada de Rivera en un Gobierno presidido por el PP, no fue "un recado", sobre todo si se tiene en cuenta, ha explicado, que a los populares les están "insultando" todos los días y que "a regeneración y lucha contra el nacionalismo" nadie les puede dar lecciones.

Y ha añadido: "Lo que dije -sobre si Rivera sería ministro de un posible Gobierno de coalición con el PP- es que sería mucho mejor ministro de Asuntos Exteriores que Borrell, o mucho mejor ministro de otra cartera o mucho mejor vicepresidente que Carmen Calvo; no lo dije como mensaje".

Ha incidido en este sentido: "Fue un comentario; si se analiza mi tono y mi semblante se ve que no era ningún recado y que hablaba de asuntos exteriores, y si hablara de ley sanitaria, diría lo mismo: que me parece mejor ministro que María Luisa Carcedo".

Casado, con todo, ha indicado que su relación con Rivera es "buena" y que existen precedentes positivos de acuerdos entre las dos formaciones, el último el que ha hecho posible un cambio de Gobierno en Andalucía.

Pero no se fía, ha asegurado al mostrarse convencido de que "si Sánchez suma con Ciudadanos" después de los comicios, pactarán.