EFELas Palmas de Gran Canaria

El líder del PP, Pablo Casado, mantiene la petición de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (PSOE), comparezca ante el Congreso para explicar las informaciones que cuestionan la originalidad de su tesis y defiende que este caso no puede compararse con el que afecta a su máster.

En declaraciones hechas a los periodistas tras visitar en Las Palmas de Gran Canaria el Centro de Ayuda Humanitaria de la Cruz Roja para África, Casado ha señalado que ha escuchado las explicaciones de la Moncloa sobre el informe que concluye que la tesis de Sánchez es original, pero también ha recalcado que hay informaciones "muy documentadas" que sugieren un plagio.

"Yo no soy nadie ni para poner en duda una información periodística, ni para poner en duda la palabra de un político, aunque sea adversario. Creo que estoy demostrando en este asunto una responsabilidad y un respeto que ojalá hubieran tenido conmigo en un caso que era mucho más irrelevante", ha manifestado el líder del PP.

Casado ha remarcado que su partido no ha pedido a Pedro Sánchez que dimita por este asunto, sino que se explique en las Cortes, porque las dudas afectan a una tesis doctoral, "un documento público que concede un rango académico y habilita para ejercer la docencia".

En este contexto, ha alegado que él lleva cinco meses dando todo tipo de explicaciones sobre cómo aprobó las asignaturas de su máster, cuando, desde su punto de vista, los dos casos no son comparables, porque en el suyo "no hay ni tesis, ni tesina ni TFM (trabajo de fin de máster)", sino solo asignaturas "irrelevantes para cualquier mérito académico o ejercicio profesional".

Casado sostiene que no hay comparación posible entre las dudas abiertas sobre su máster, que han llegado incluso ante el Tribunal Supremo, y la polémica abierta sobre la tesis de Sánchez, el máster de la exministra Carmen Montón o el de la expresidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, al que ha aludido de forma indirecta, como "otros casos" en los que se investiga la alteración informática de las notas o la falsedad en las firmas de documentos universitarios.

"Yo no tengo trabajo de fin de máster, ni tesis ni tesina. Lo mío son trabajos para aprobar cuatro asignaturas de un curso de doctorado", ha señalado, antes de recordar que no ha visto que ningún político publique "los trabajos de sus carreras".

En este contexto, Casado ha ironizado que quizás algunos políticos "podrían publicar sus trabajos de bachiller", porque solo tienen formación secundaria y critican a quienes, como él, poseen "varias titulaciones superiores".

En cualquier caso, ha expresado su opinión de que estos asuntos "donde deberían haberse investigado es en las universidades", porque "el panorama" que se está produciendo con la llegada de este tipo de controversias a los tribunales le parece "inédito", aunque comprende que algunos hayan dado lugar a procedimientos penales, porque "había falsedad documental"; es decir, un delito.

En cualquier caso, ha resaltado que él confía "en la justicia y en las universidades de España" y considera que "a nada conduce" "demandar a los medios de comunicación, cuestionar a los jueces o poner en tela de juicio a las instituciones académicas"; tres cosas que él no ha hecho, ha añadido.

Casado ha advertido además del "demérito" sobre las universidades españolas que generan este tipo de polémicas, cuando los alumnos y las familias "que pagan las matrículas" pueden tener "la tranquilidad de que son excelentes" y de que casos como estos "no van a mermar la calidad" de la formación que imparten".