EFEValladolid

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha considerado este miércoles que es "importante" que el Gobierno modifique el decreto del estado de alarma para permitir a las autonomías hacer confinamientos, "puntual o con carácter general", a la vez que ha pedido "dar tiempo" a las medidas "eficaces y útiles" ya tomadas.

En una comparecencia telemática ante los medios de comunicación, tras reunirse en Valladolid con el presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos, Mañueco ha expresado que, ante esta situación "excepcional" de incremento de los contagios, su Gobierno volverá a plantear esta posibilidad del confinamiento en el Consejo Interterritorial de Salud de mañana.

Mañueco ha asegurado que están "abiertos a todas las posibilidades" para tomar "medidas excepcionales en todos los ámbitos", tanto en materia preventiva, como en restricciones y en la atención hospitalaria, pero ha reconocido que para la restricción del confinamiento necesitan que el Gobierno habilite "más competencias" para las autonomías.

No ocurre lo mismo en su opinión con el toque de queda, adelantado en Castilla y León a las ocho de la tarde y a la espera de que la Junta presente alegaciones -tiene de plazo hasta el viernes- ante el recurso que presentó el Gobierno en el Tribunal Supremo, ya que Mañueco ha insistido en que es una medida que se ajusta al marco normativo del decreto del estado de alarma.

Preguntado por el contenido de esas alegaciones, Mañueco ha dicho que desconoce su contenido y que serán públicas cuando los Servicios Jurídicos de la Junta concluyan el proceso de elaboración.

En opinión de Mañueco, las medidas tomadas en Castilla y León son "eficaces y útiles" y, pese a defender su eficacia, ha insistido en que deben tener al menos "dos o tres semanas" para comprobar su resultado, como ocurre actualmente con los cierres del interior de la hostelería, los centros comerciales, los gimnasios y los salones de juego, adoptados hace ahora un par de semanas.