EFEValladolid

La Junta de Castilla y León ha pedido al Ministerio de Sanidad un margen para poder ser "más restrictiva" respecto a las medidas que se pacten en el Consejo Interterritorial de Salud para afrontar la Navidad, en concreto con los asistentes a las reuniones familiares, cierres perimetrales y toque de queda.

Así lo ha reconocido este lunes la directora general de Salud Pública, Carmen Pacheco, quien ha incidido en que la situación epidemiológica es "diferente" entre unas autonomías y otras, por lo que Castilla y León ha pedido que las que tienen "peor" dato de incidencia puedan ser más restrictivos que el acuerdo general que se alcance entre el Ministerio y las autonomías.

Pacheco también ha explicado que la Junta prefiere que, a la hora de realizar el recuento de personas que pueden participar en reuniones familiares en Navidad, los niños cuenten como uno más, porque "no dejan de ser personas", aunque ha puesto la excepción en los bebés que aún se desplazan "en cochecitos".

La Junta de Castilla y León ha propuesto que sean seis las personas que puedan participar en estas reuniones familiares navideñas, con la excepción de Burgos (3 personas), mientras que otras autonomías como Cataluña y Madrid han defendido que puedan ser hasta 10 las personas que se junten.