EFEBarcelona

El departamento de Salud de la Generalitat propondrá que a partir del lunes próximo se unifiquen en una sola región sanitaria las actuales tres áreas de Barcelona, metropolitana norte y metropolitana sur, así como retrasar el cambio de fase para Lleida, tras detectar un rebrote de nuevos casos.

De aprobarse por el Gobierno central la propuesta del Govern, sería posible la movilidad total en Barcelona y su área metropolitana desde el 1 de junio.

El retraso en el cambio de fase 1 a 2 para Lleida se debería a que se han detectado cadenas de transmisión del COVID-19 en empresas agroalimentarias que han mantenido servicios mínimos y que las autoridades acabarían de detectar, según el departamento de Salud.

En concreto, el día 11 de mayo, cuando se aprobó la propuesta de desescalada de Lleida a fase 1, la tasa de incidencia acumulada en 7 días era de 12,1 casos por 100.000 habitantes, mientras que en fecha del 22 de mayo es de 42,7 casos por 100.000 habitantes.

"El Departamento de Salud ha decidido esperar unos días para ver la evolución de estos incidencias", ha apuntado el Govern.

Estas propuestas las ha aprobado este lunes el comité técnico del plan de emergencias Procicat, que también reclamará que partir del 1 de junio las regiones sanitarias de Girona, Cataluña Central y las áreas del Penedès y el Garraf pasen a la fase 2 de desconfinamiento.

La decisión de unir las tres regiones sanitarias barcelonesas se basa en que tienen "una evolución epidemiológica parecida", ha informado el Govern en un comunicado.

La movilidad entre las tres zonas permitirá además "relajar la alta densidad de Barcelona", añade el ejecutivo autonómico.

Para dar luz verde a la reunificación sanitaria se ha tenido en cuenta, entre otros, el informe elaborado por ISGLOBAL en el que se indica que los desplazamientos más largos entre la nueva región deben tener carácter prioritario (esto es, ir al trabajo, acceso a servicios y, especialmente, a los espacios naturales para realizar actividades al aire libre).

Con todo, el Govern recuerda que las personas deben continuar moviéndose, siempre que sea posible, en el área más local para aquellas actividades cotidianas y servicios de proximidad.

Por otra parte, el proceso de desescalada gradual por la COVID-19 en Cataluña continúa avanzando y el Departamento de Salud propone ahora que, a partir del próximo lunes 1 de junio las regiones sanitarias de Girona y Cataluña Central pasen a la fase 2; esta medida también incluye las áreas de gestión asistencial del Garraf y la del Alt Penedès.

Así, esas regiones sanitarias se unirán a las otras tres que hoy se estrenan en la fase 2: Alto Pirineo y Aran, Terres de l'Ebre y Camp de Tarragona.

En cuanto a las otras regiones sanitarias -Lleida y Barcelona reunificada-, se mantendrían en la fase 1.

La Generalitat ha recordado que los avances que propondrá al Gobierno "se basan en la conjunción de múltiples factores".

Por un lado, la evolución a la baja de los factores de riesgo epidemiológico, y, por otro, el impulso dado a la atención primaria para la capacidad de diagnóstico y de seguimiento de casos con la disposición de pruebas PCR.