EFEMadrid

La movilización convocada por Vox contra Pedro Sánchez y su gestión de la crisis sanitaria ha colapsado el centro de Madrid, donde miles de coches y motos (6.000 según la Delegación del Gobierno) han desfilado con banderas de España, tocando ininterrumpidamente el claxon y al grito de "Gobierno, dimisión".

La caravana de coches y motos ha estado encabezada por un autobús descapotable ocupado por los líderes nacionales de Vox, entre ellos Santiago Abascal, que durante el recorrido ha pronunciado un discurso, divulgado a través de su canal de YouTube, en el que ha acusado al Gobierno de ocultar información y amedrentar a la oposición, y ha llamado a seguir movilizándose.

Aunque esta primera manifestación motorizada contra el Ejecutivo se concibió por parte de Vox como una solución imaginativa que permitía respetar la distancia de seguridad y no suponía amenaza para la salud pública, la afluencia continua de gente que se ha ido sumando a pie a la marcha ha hecho muy difícil que se pudiesen respetar los dos metros.

La marcha, que ha transcurrido por el eje central de la Ciudad entre Cibeles-Colón y la Puerta de Alcalá, ha pasado muy cerca de la calle Núñez de Balboa, donde en las últimas semanas se iniciaron las caceroladas de vecinos contra el Gobierno y de la que Vox se ha desvinculado como organizador.

Al mediodía y desde la Plaza de Colón arrancaba una marcha que el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha tildado de "sensata y prudente" (autorizada por la Delegación del Gobierno) y a la que ha invitado a sumarse a los ciudadanos, con independencia de su filiación política y en señal de "legítima protesta" a la mala gestión del Gobierno.

"Esto no es un acto de partido. Es una propuesta abierta a todo el mundo, no pedimos el carné a nadie", ha dicho el dirigente de Vox, al tiempo que ha avanzado que si otros partidos convocan protestas similares, los de Abascal se sumarán "encantados".

También el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, dado de alta hospitalaria el pasado miércoles tras sufrir la covid-19, ha acusado al Gobierno de mentir y de haber hecho "absoluta dejación de funciones" dado que "desde diciembre tenía la información necesaria para haber evitado muchas muertes".

Al término de la marcha, que ha transcurrido sin incidentes y vigilada por cien policías municipales y cincuenta antidisturbios, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha valorado la respuesta de la ciudadanía que apenas ha podido hacer el recorrido "porque estaba todo colapsado, en todas las direcciones".

Monasterio ha asegurado que hoy en la marcha "hay votantes de izquierdas, hartos de la elite de Galapagar y del PSOE, que se sienten traicionados por Sánchez".

Pero también hay manifestantes del PP, de Cs y de Vox, ha señalado Monasterio, que ha denunciado al Ejecutivo por "aprovechar la crisis para imponer sus ideas totalitarias".

En esa línea, la dirigente de Vox ha pedido a Sánchez que dimita y dé paso a un Gobierno de concentración.

Monasterio ha comentado que habrá más movilizaciones durante la desescalada. "Estos no son Cayetanos del barrio de Salamanca, aquí hay gente de todos los sitios, también de las colas del hambre de Tetuán y Aluche", dos barrios de la capital.

La marcha, que no ha contado con ningún dirigente político de PP o Cs, ha transcurrido durante más de una hora a toque de claxon y se ha alargado más de lo previsto por la afluencia de ciudadanos que han seguido el recorrido por los laterales del circuito permitido por la Delegación de Gobierno.

Las banderas de España, algunas con crespón negro, otras preconstitucionales, carteles recordando los "40.000 muertos, 8.000.000 de desempleados, 100.000 empresas cerradas, colas de hambre" y otros pidiendo la dimisión del presidente de Gobierno han sido un continuo en una marcha, que se ha repetido este sábado en prácticamente todas las capitales de provincias de España.