EFEUgao-Miraballes (Vizcaya)

Cientos de personas han recibido al líder de Cs, Albert Rivera, en el frontón de Ugao-Miraballes entre insultos y el ruido de sirenas y alarmas que han dificultado que éste se hiciera oír en un acto con el que ha querido homenajear a las víctimas de ETA, en el pueblo de Josu Ternera.

En el frontón, rodeado por la Ertzaintza, que impedía el acceso a los que protestaban, Rivera ha advertido a quienes intentaban que no hablara que si no lo habían conseguido "con tiros" mucho menos lo iban a hacer con sirenas.

"Preparaos porque vamos a prohibir los homenajes a vuestros amigos etarras", ha subrayado Rivera y, por tanto, ha añadido, el homenaje a Josu Ternera que le hicieron en este pueblo la semana pasada, después de su detención en Francia, va a ser el último a un miembro de ETA.

Rivera ha realizado un corto paseo desde la ermita del pueblo hasta el frontón, acompañado, entre otros, por Maite Pagazaurtundua y el abogado del Estado Edmundo Bal.

Antes de llegar, en la plaza del Ayuntamiento, le esperaban unas 200 personas en silencio detrás de una pancarta en la que se leía "No sois bienvenidos, así no", que le han dado la espalda a su paso.

Rivera ha saludado con un "Egunon" (buenos días) y se ha escuchado algún grito de "fascista".

Después alguien ha dicho a Rivera: "Escucha el silencio" antes de que los que protestaban en la plaza rompieran en un aplauso.