EFECartagena (Murcia)

Ciudadanos se planteará negociar un ejecutivo con el PSOE en la región de Murcia si el PP, con el que ya ha firmado un acuerdo de gobierno, no consigue cerrar un pacto con Vox, ha dicho este jueves la portavoz parlamentaria del partido naranja, Isabel Franco.

La "opción A" de Ciudadanos, para el supuesto de que Vox impida la investidura del candidato del PP, Fernando López Miras, en el pleno que arranca el próximo lunes, 1 de julio, es hablar con el PSOE porque "no van a permitir que se repitan las elecciones autonómicas", según afirman a EFE fuentes de la formación naranja.

La convocatoria de elecciones se produciría en caso de que no haya un candidato electo en los dos meses siguientes a la celebración del primer intento de investidura.

Isabel Franco, tras la reunión este mediodía de la junta de portavoces, ha incidido en que su partido sólo hablará con "populares" y socialistas, con quienes hay puntos en común porque "no tiene sentido perder el tiempo o que nos hagan perder el tiempo" con formaciones con las que existen "diferencias insalvables", como la propuesta de la formación de extrema derecha de derogar la Ley de Igualdad LGTBI de 2016.

En una entrevista con EFE, el propio presidente del Parlamento murciano, Alberto Castillo, de Cs, ha afirmado este jueves que considera posible que la Cámara se enfrente a un segundo pleno de investidura por el bloqueo de su partido a Vox y la necesidad de que las tres formaciones del centro derecha sumen los apoyos suficientes.

De hecho, según ha puesto de manifiesto, los servicios del Parlamento están preparados para el posible escenario de un segundo intento de investidura, en caso de que Vox mantenga su voto negativo a la coalición de gobierno entre Cs y "populares" y falle así la reelección de Fernando López Miras.

Tras subrayar que "no tiene una bola de cristal", ve posible que continúe el bloqueo, lo que llevaría a la convocatoria de un segundo pleno y a la proclamación de otro candidato, en este caso el socialista Diego Conesa.

Por su parte, el portavoz de Vox en la Asamblea, Juan José Liarte, ha asegurado que su partido está dispuesto a negociar el documento que presentó ayer y que contempla, entre otras medidas, la derogación de la Ley de Igualdad LGTBI o el cierre de un centro para menores inmigrantes (MENAS) en la pedanía murciana de Santa Cruz.

"No es un trágala", ha apostillado.

Según Liarte, su partido no quiere "restringir derechos" de los LGTBI sino efectuar una supresión parcial de una norma que, para ellos, supone "adoctrinamiento" en las aulas por la educación afectivo-sexual y de diversidad.

"Si queremos llegar a acuerdos que funcionen, hay que hacer el esfuerzo intelectual de pasar del titular", ha apuntado el portavoz parlamentario de Vox, quien ha restado importancia a la necesidad de que, en caso de un acuerdo entre las tres formaciones, deba ser suscrito por todas ellas.

"Me da igual si se firma entre los tres, en dos documentos o ante notario, pero debe ser un documento del que nadie pueda luego desdecirse, como por desgracia ha pasado anteriormente", ha recordado en referencia a los pactos firmados previamente con PP en Andalucía y para conformar ayuntamientos tras las municipales del 26 de mayo.

Mientras, Joaquín Segado, del PP, ha vuelto a emplazar a Vox a que rebaje sus postulados para que se pueda alcanzar un Gobierno de centro-derecha, que es el que han pedido "con claridad" los habitantes de la Región.

El portavoz del PSOE, Diego Conesa, que ganó las elecciones y obtuvo 17 de los 45 escaños de la Cámara, ha afirmado que hay una entente entre PP, Cs y Vox para hacer la "cuadratura del círculo", conformar el "Gobierno a la murciana" y que haya, por primera vez, un ejecutivo en España "regido por las políticas de extrema derecha" dentro del gabinete.

Pedro Lizarán.