EFEMadrid

Compromís, Bildu y Más País han reclamado este martes que el Gobierno llegue a un acuerdo con las comunidades autónomas para crear un "paraguas jurídico" que garantice la adopción de medidas con seguridad jurídica ante el fin del estado de alarma el próximo 9 de mayo.

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha demandado un decreto pactado con las autonomías que permita a cada territorio gestionar sus medidas sin que queden en manos de "uno u otro juez", y ha avanzado que así se lo pedirán este miércoles al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en el Pleno del Congreso.

Bildu urge una alternativa jurídica consensuada con las comunidades y los partidos que apoyaron las prórrogas del estado de alarma. Según Aizpurua es "jurídicamente posible" y permitiría evitar un "caos jurídico".

"Que el 9 de mayo no sea la ley de la selva y no podemos someter a la gente a esta desprotección e inseguridad", ha reclamado la diputada de Bildu, que también ha pedido que se mantengan las medidas sociales actuales para proteger a los más vulnerables.

Igualmente, el diputado de Compromís Joan Baldoví ha reclamado diálogo con las comunidades autónomas, en concreto a través de una Conferencia de Presidentes.

Baldoví considera “aventurado” que Sánchez dijese que no se iba a prorrogar el estado de alarma con un mes de antelación y cuando se comienza a ver el impacto de la Semana Santa en la transmisión del coronavirus.

“Viendo lo que está pasando en el País Vasco, me imagino que probablemente podamos ver decisiones diferentes”, ha agregado el diputado de Compromís, después de que el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, haya reclamado que se mantenga el estado de alarma.

Baldoví ha recordado que autonomías de distinto color político han reclamado el mantenimiento del estado de alarma y ha abogado por que en el seno de la Conferencia de Presidentes se pueda debatir la posibilidad de que las autonomías soliciten esta figura.

Considera que los hechos muestran que, sin el estado de alarma, “las mismas decisiones” fueron aceptadas o tumbadas por la Justicia, por lo que ha pedido que las medidas que se tomen “tengan la suficiente fuerza y seguridad jurídica para que no se puedan tumbar”.

También el líder de Más País, Íñigo Errejón, ha confiado en que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, exponga este miércoles en su comparecencia ante el Congreso "cuál es la alternativa" a una prórroga, que sea común para todas las autonomías.

"No somos muy partidarios de entrar en una especie de mercado persa y de acuerdos uno a uno", ha comentado Errejón en referencia a la posibilidad de que cada comunidad autónoma pueda pedir un estado de alarma específico para su territorio.

A su juicio, le corresponde al Gobierno poner sobre la mesa una alternativa y ha deseado que no se repita una situación "de guerra de guerrillas" en las que las comunidades autónomas se van pasando la patata caliente.

Por su parte, el portavoz del PDeCat, Ferrán Bel, ha incidido en que lo más importante es que Pedro Sánchez explique ya qué planes tiene una vez decaiga el estado de alarma porque algo debe haber pensado, ha apuntado, cuando ya ha dicho que no tiene intención de prorrogarlo.

Coincide en que hay posibilidades para poner en marcha medidas que puedan restringir la movilidad sin tener que recurrir a este instrumento excepcional, como han hecho otros países, según Bel.

Medidas que cree necesarias puesto que está convencido de que la situación pandémica el próximo 9 de mayo no será muy diferente a la del 2 de mayo o el 10 de abril y, en todo caso, espera que al jefe del Ejecutivo "no se le ocurra plantear un nuevo estado de alarma" una vez pasadas las elecciones madrileñas, que son el martes 4 de mayo.

Por contra, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha rechazado una eventual prórroga del estado de alarma, instrumento que ha rechazado desde el principio de la pandemia, por considerar que trata a los ciudadanos como niños.

Si algunos dirigentes autonómicos lo están pidiendo es porque "están mucho más cómodos" si tienen a la gente encerrada en casa, ha dicho, insistiendo además en que las estadísticas no han reflejado que el estado de alarma suponga una mejora de los datos epidemiológicos.