EFEMadrid

La líder de Cs, Inés Arrimadas, ha dejado claro que si los Presupuestos se votaran mañana, Cs votaría en contra porque no incluyen sus "líneas naranjas" y ha reconocido que cada día que pasa "parece menos probable" su apoyo porque la parte radical del Gobierno (Podemos) se está imponiendo a la moderada.

Ahora bien, ha dicho en una rueda de prensa telemática tras la reunión de la Ejecutiva que van a seguir negociando porque no son "como los señores de Vox" que ni siquiera han presentado enmiendas y se limitan a hacer vídeos: "A nosotros no nos pagan por ser instagramers ni youtubers".

En la semana en que empiezan a tramitarse las enmiendas parciales a las cuentas públicas, la presidenta de la formación ha insistido en que si el Ejecutivo quiere su apoyo tendrá que asumir sus exigencias económicas, como las ayudas directas a los autónomos, y las destinadas "a frenar las cacicadas del nacionalismo", como la eliminación del castellano como lengua vehicular en la ley de educación, "un regalo envenenado de ERC", ha señalado.

Sobre esta reforma educativa, Arrimadas ha dicho, en sintonía con el PP, que en las comunidades donde gobiernan "habrá más libertad y garantías", pero ha cargado también contra populares y socialistas por no haber querido nunca hacer una ley de consenso, ha señalado, al poner sus intereses partidistas por encima de la calidad educativa.

Ha insistido en que la ley "es un mazazo" para los niños con necesidades especiales y "para la meritocracia" al permitir pasar de curso con suspensos, ha reprochado, "con el objetivo de tapar el fracaso escolar".

Además ha criticado a la ministra de Educación, Isabel Celaá, por atacar a la escuela concertada con esta ley, mientras ella -ha apuntado- ha escolarizado a sus hijos en escuelas de élite.

Otra de las cuestiones en las que Arrimadas ha centrado sus ataques ha sido en la situación de los migrantes en Canarias, un escenario "insostenible", ha subrayado, "ante el que el Gobierno no ha hecho nada".

Ni han facilitado los recursos necesarios para hacer frente a este problema, ni está negociando con los países emisores ni tampoco, según Arrimadas, han reclamado en Bruselas el refuerzo de las fronteras comunes y de la diplomacia con los países de origen para controlar los flujos migratorios.

Ha pedido por tanto al Ejecutivo que lidere en Europa esa estrategia común, más recursos para la Guardia Civil y la Policía, también para los inmigrantes y que se faciliten las repatriaciones.