EFEMadrid

El juez del caso Kitchen toma de nuevo declaración el lunes a dos policías relacionados con el volcado de dos móviles sustraídos al extesorero del PP Luis Bárcenas en la operación Kitchen, presuntamente diseñada desde el Ministerio de Interior en 2013 en busca de documentos comprometedores para el partido.

El magistrado de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que investiga estos hechos dentro del llamado caso Tándem o Villarejo, les ha vuelto a citar como testigos, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, que solicitó tomarles una nueva declaración "a fin de concretar la fecha y las circunstancias en que se llevó a cabo esta operación", que se sitúa en octubre de 2013.

Estos dos policías reconocieron que materializaron ese volcado después de que el comisario Enrique García Castaño, "El Gordo", imputado en esta causa, les identificara como los dos agentes que le acompañaban cuando el chófer de Bárcenas les entregó en un restaurante madrileño dos dispositivos móviles pertenecientes al extesorero, que se encontraba en prisión preventiva.

García Castaño, exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía, confesó que, tras este encuentro, entregó un pendrive al ex número dos de Interior Francisco Martínez, también imputado en esta pieza, con la copia de los datos del volcado de los móviles sustraídos a Bárcenas.

Unos datos que supuestamente fueron volcados en un ordenador portátil adquirido por el Ministerio de Interior con fondos reservados y que fue hallado en la Comisaría General de Información, por lo que el juez ordenó en el marco de esta causa el análisis de sus archivos para comprobar su contenido.