EFEOviedo

El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, ha anunciado este domingo la destitución de Carmen Suárez como consejera de Educación de su gobierno, en el que será reemplazada por la actual directora de Planificación e Infraestructuras Educativas, Lydia Espina.

La salida de Suárez, que supone la segunda remodelación del Ejecutivo, se ha hecho pública coincidiendo con el segundo aniversario de la toma de posesión de los consejeros que conformaron su gabinete y tendrá efecto el próximo 29 de julio.

Según ha señalado el jefe del Ejecutivo, se trata de un relevo pactado dado que Suárez, que había sido cuestionada por oposición y sindicatos por su gestión de la pandemia en el ámbito educativo, se había comprometido a estar en el cargo durante la primera mitad de la legislatura cuando fue designada.

Hace un año Barbón ya modificó la estructura competencial de su gabinete para atribuir las competencias de Fundación Pública al vicepresidente, Juan Cofiño, y que asumiese el proceso de reforma de la administración autonómica, un cambio que llevó al consejero de Medio Rural, Alejandro Calvo, a hacerse cargo de Infraestructuras.

En un comunicado, el presidente asturiano ha mostrado su agradecimiento a Suárez por su trabajo, dedicación y compromiso durante un periodo "duro y complejo" en el que se han cometido "aciertos y errores" en el ámbito de la educación.

No obstante, ha incidido ene que estos dos años, marcados por la covid-19, han constatado que Asturias cuenta "con un sistema educativo público robusto y capaz de afrontar circunstancias extraordinariamente adversas".

Barbón ha incidido en que la nueva consejera debe contribuir a avanzar hacia una mayor conexión entre formación y empleo y le ha garantizado su apoyo para hacer frente a los desafíos en materia educativa "desde el diálogo, el acuerdo y la búsqueda de lo mejor para los intereses de Asturias".