EFEMadrid/Oviedo

La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, ha presentado este lunes su dimisión ante el Comité Ejecutivo Nacional del partido que se reúne en Madrid y dejará paso a una "transición integradora", según han explicado fuentes del partido.

El nuevo presidente del partido en Asturias será elegido en una próxima Junta Directiva regional, a la manera en la que se hizo en Canarias, por lo que no está prevista la realización de un congreso.

El líder del PP, Pablo Casado, ha agradecido a Fernández su labor y le ha pedido que se incorpore a ayudar en Madrid ante las próximas elecciones, donde tendrá un papel en este sentido que "está por decidir", han apuntado las mismas fuentes.

A la salida del Comité Ejecutivo, Fernández, quien en las pasadas elecciones autonómicas fue relevada como cabeza de lista por Teresa Mallada por decisión de la dirección nacional, ha afirmado que ha tomado la decisión "con pena" y "con un gran sacrificio personal", y ha remarcado que su intención es la de facilitar "el buen funcionamiento" del PP de Asturias.

Fernández ha tenido de palabras de agradecimiento hacia los afiliados del PP asturiano, a los que ha calificado como su "gran patrimonio", para recordar que en marzo de 2017 fue reelegida en un congreso "democrático e irreprochable", con el apoyo de casi el 96 por ciento de los compromisarios.

Mercedes Fernández, quien lideraba el partido en Asturias desde 2012, ha insistido en su decisión no se debe ni al cansancio ni al agotamiento, sino a su intención de contribuir al fortalecimiento de la formación.

Según ha dicho, desde la experiencia se pueden tomar "decisiones más sosegadas" en "unos tiempos que necesitan solidez".

Tras subrayar que el PP ha sido su único compromiso político desde su temprana juventud, ha agradecido las palabras "muy cariñosas y elogiosas" que le ha dedicado Pablo Casado y ha asegurado que seguirá a disposición del partido.

A este respecto, ha apuntado que siempre ha estado donde los presidentes del partido han querido, como así fue cuando Mariano Rajoy le encargó regresar a Asturias para "recomponer" un partido que estaba "exhausto".

La dimisión de Mercedes Fernández se produce después de que la dirección nacional del PP decidiera sustituirla como cabeza de lista en las autonómicas del pasado mes de mayo por la expresidenta de Hunosa, Teresa Mallada, a pesar de que se había mostrado dispuesta a repetir por tercera vez, lo que provocó tensiones en el seno del partido.

A principios de junio, Fernández aún aseguraba que su intención era la de ejercer todas aquellas funciones que le conferían los estatutos de su partido como máxima responsable de la formación en el Principado, entre ellas las de presidenta del grupo parlamentario, aunque finalmente ha optado por dar un paso atrás para contribuir al buen funcionamiento de la formación.

Mercedes Fernández también defendió el pasado mes de marzo frente a la dirección nacional al hasta entonces secretario general del PP de Asturias, Luis Venta, a quien Génova expedientó y suspendió cautelarmente de sus funciones por el supuesto envío de anónimos amenazantes al portavoz del PP en el Ayuntamiento de Gijón, Pablo González.

En el último Comité Ejecutivo Regional, celebrado el pasado 17 de septiembre, Mercedes Fernández, quien siempre ha defendido la coalición electoral con Foro en las generales, hizo suya la propuesta de Casado de tratar de aglutinar el centro derecha bajo la marca "España Suma" de cara a los nuevos comicios del 10 de noviembre.

Fernández (Gijón, 1960) es licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo y en Ciencias Políticas y en Sociología por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Desde 1989 fue presidenta del PP de Gijón, donde fue concejala y portavoz del grupo municipal entre 1991 y 1993 y entre 1995 y 2000.

Tras asumir sus primeras responsabilidades en el partido a nivel nacional, en junio de 1993 se convirtió en diputada en el Congreso de los Diputados por Asturias, donde sería portavoz adjunta del grupo en la VI Legislatura (1996).

Tras las elecciones del año 2000, fue nombrada delegada del Gobierno en Asturias, y entre los años 2005 y 2011 fue Síndica de Cuentas del Principado, para regresar después al Congreso de los Diputados.

En febrero de 2012 fue designada candidata del PP a la Presidencia de Asturias, algo que repetiría tres años después, dos comicios que ganó el PSOE de Javier Fernández.