EFESan Sebastián

El Ayuntamiento de San Sebastián ha rendido este viernes el primer homenaje celebrado por una institución a Mikel Zabalza -cuyo cadáver fue descubierto en el río Bidasoa veinte días después de su detención por la Guardia Civil en 1985-, y al que ha asistido el delegado del Gobierno, Denis Itxaso.

Al término del acto, dirigido por el alcalde, Eneko Goia, y que ha contado con el apoyo de todos los partidos del Ayuntamiento (PNV, PSE, EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU y PP), Denis Itxaso ha publicado un mensaje en la red social Twitter, en el que ha destacado la importancia de "tener empatía con las víctimas y la gente que ha sufrido en este país".

Al homenaje, que ha coincidido con el 35 aniversario de la muerte de Zabalza, han asistido ediles de todos los grupos municipales, así como familiares y allegados de Mikel Zabalza, junto a distintas autoridades autonómicas y forales.

El evento, celebrado en el salón de plenos y presidido por una bandera de la ciudad y una placa conmemorativa, ha comenzado a las 11.00 horas con la intervención del alcalde, quien ha recordado que Zabalza era un empleado municipal de la Compañía del Tranvía de San Sebastián, al tiempo que exigido, "con claridad, que aquellos que tienen la responsabilidad, autoridad y capacidad, ayuden a arrojar luz y respuestas sobre este caso".

Seguidamente, ha tomado la palabra Lourdes Zabalza, hermana del fallecido, quien ha agradecido al Ayuntamiento su ayuda para evitar el olvido de su allegado y ha afirmado que sentir el respaldo de la institución es "muy importante" para su familia.

A continuación, ha tenido lugar una minuto de silencio y una ofrenda floral por parte de los asistentes, que han depositado rosas blancas junto a la placa en recuerdo a Zabalza, emplazada en la cabecera del salón de plenos, al son de una melodía interpretada por la banda municipal de txistularis.

Denis Itxaso, que no ha hecho declaraciones al término del homenaje, ha publicado un mensaje en Twitter en el que ha recordado que en 1985 apenas tenía 10 años, a pesar de lo cual creció "sabiendo que las heridas sólo se podrán cerrar cuando se limpien".

"Mi presencia en este acto tiene el sentido de reconocer que la convivencia en este país sólo se puede construir si conseguimos derribar la barrera de los prejuicios", destaca Itxaso en esta red social, en la que ha mantenido que "la solidaridad de verdad con las víctimas es un ejercicio en el que hay que seguir avanzando desde la humildad y sin sectarismo".

"Siempre he creído que hay que prestar atención al testimonio de las víctimas, aunque a veces no compartamos todo lo que piensan y dicen", ha precisado, al tiempo que ha insistido en que "en Euskadi hay muchas sensibilidades y demasiado dolor no procesado".

"Pero hay que tener la altura moral de entender que sólo tendremos futuro si sembramos junto a las nuevas generaciones un presente sin odio y para ello actos como el de hoy pueden ser una valiosa contribución", ha concluido.

Este evento forma parte de las iniciativas desarrolladas por el Ayuntamiento para la "recuperación de la memoria reciente ante las vulneraciones de derechos humanos" en San Sebastián.