EFEMadrid

El Gobierno no va a modificar el decreto del estado de alarma que se ha aprobado este jueves en el Congreso como ha pedido la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, para el cierre perimetral de Madrid el puente de Todos los Santos y el de la Almudena.

Díaz Ayuso ha anunciado este jueves su decisión de cerrar la Comunidad de Madrid los dos próximos puentes, el de Todos los Santos (1 de noviembre) y el de la Almudena (9 de noviembre), a pesar de que el decreto de estado de alarma que da cobertura a estas medidas estipula el confinamiento perimetral por semanas (cuando se considera que surte efecto).

La presidenta madrileña solicitó este miércoles por carta al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, la modificación del decreto después de reunirse con los presidentes de Castilla La Mancha y Castilla y León, Emiliano García Page y Alfonso Fernández Mañueco, respectivamente, quienes sí han decretado el confinamiento perimetral de sus comunidades hasta el 9 de noviembre y que han reconocido que pensaron que Ayuso también estaba de acuerdo en hacerlo de forma coordinada.

Pero durante la comparecencia, Ayuso anunció que pediría al Gobierno esa flexibilidad en las fechas del confinamiento, y fuentes de la Consejería de Sanidad aseguran que poco después el ministro de Sanidad, Salvador Illa, habría dado luz verde a esta medida en una conversación telefónica con el consejero Enrique Ruiz Escudero.

Sin embargo, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha subrayado que el Gobierno no va a cambiar el decreto como ha reclamado Ayuso, a la que ha acusado de hacer esta petición de forma "calculada" para crear mucha más confusión.

"No podemos trasladar esta confusión y esta inseguridad a los madrileños", ha dicho la vicepresidenta primera, que ha recordado que el Gobierno acordó la posibilidad de perimetrar ciudades y territorios porque lo considera una buena fórmula para poder parar los contagios.

Desde Castilla León y Castilla La Mancha estaban "convencidos" de que había un acuerdo entre las tres regiones sobre el cierre perimetral, ya que Ayuso no dijo "con literalidad" que iba a desmarcarse del pacto, ha dicho este jueves el presidente castellanomanchego, Emiliano García-Page.

"Alfonso (Fernández Mañueco) y yo salimos convencidos de que había un planteamiento acordado", ha subrayado García-Page, quien ha manifestado: "Sí se asume, y la presidenta de la Comunidad de Madrid lo asumió con nosotros, la idea de que la movilidad por cientos de miles de personas supone un descontrol del virus, la discusión de días o semanas es un problema más científico".

Y ha añadido que la Comunidad de Madrid se percató en la reunión de que no se puede regular por días porque la ley establece con claridad que como mínimo son siete días naturales".

La misma rotundidad ha expresado la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, quien ha afirmado que "había un acuerdo claro sobre la delimitación perimetral" de los territorios.

No obstante, sin entrar en la crítica por el cambio de postura, ha comentado que no parece que en la declaración posterior de Ayuso se hiciera evidente el acuerdo.

A diferencia de lo que manifestó su socio de Gobierno, Ignacio Aguado (Cs), que aboga por un cierre hasta el 9 de noviembre, los consejeros de PP han respaldado la decisión de Ayuso de que sea por días y lo asumen como "una interpretación del decreto del estado de alarma" con la finalidad de, dentro de los siete días de aplicación obligatoria de la restricción de movilidad que prevé el estado de alarma, "diluirlos en los dos puentes", ha indicado el consejero de Sanidad.

La llamada del ministro para aclarar esta posibilidad "fue posterior al envío de la carta" de la presidenta a Sánchez ayer, y fue el "aval" para hacer "lo que creíamos que era mejor", ha comentado Escudero.

Por su parte, el consejero de Justicia, Enrique López, ha exigido al Gobierno centra que deje de "imponer" y permita "cogobernar" a la Comunidad de Madrid para cerrar la región solo durante los puentes, una posibilidad que otorga el estado de alarma, ya que permite a las autonomías introducir "flexibilidad" en las medidas para contener la covid-19.

Según López, la prohibición de las entradas y salidas de Madrid durante los puentes no requerirían que fueran avaladas por la justicia, ya que el Ejecutivo central ha otorgado "un poder delegado" a las comunidades con el estado de alarma.

Ayuso prepara la orden regional para el cierre de la región durante los días festivos, que será publicada este jueves en el boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM).