EFEMadrid

El Congreso dará el jueves el primer paso para poner en marcha la comisión de investigación sobre el caso Kitchen y el supuesto uso de medios del Ministerio del Interior en la etapa de Mariano Rajoy para favorecer intereses del PP, una propuesta del PSOE y Podemos, que apoyan la mayoría de grupos.

Solo se oponen abiertamente los populares, mientras que Vox se mantiene en la ambigüedad, aunque ya han avanzado que una vez que esta comisión eche a andar solicitarán la comparecencia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para que aclare cuándo conoció estos hechos.

Unidas Podemos también ha adelantado algunas de sus cartas al señalar que solicitará la presencia de Rajoy en esta comisión con la que sus promotores buscan explicaciones a la supuesta trama parapolicial que se montó durante el Gobierno del expresidente del PP para espiar al que fuera tesorero del partido, Luis Bárcenas.

Será en el pleno del jueves cuando el Congreso vote la creación de este órgano, que está garantizada por el apoyo de la mayor parte de las fuerzas de la Cámara, y una vez que cuente con el aval parlamentario se constituirá la mesa, que será la que fije el plan de trabajo, el calendario y la lista de comparecientes.

Desde el PP, han marcado distancia con respecto a la trama Kitchen, que vinculan al pasado del partido, pero consideran la comisión de investigación una maniobra del Gobierno para "perseguir a la oposición" y han reprochado a Ciudadanos que la apoyen "haciendo el juego al PSOE y a Podemos".