EFEMadrid

La Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados ha acordado esta tarde, nada más constituirse, proponer la fecha del 16 de febrero para la comparecencia del ministro del ramo, José Manuel García-Margallo, en la que se debatirá la posición de España ante el próximo Consejo Europeo.

La Comisión ha acordado esa fecha para la comparecencia en su primera decisión de esta legislatura, aunque como ha explicado el presidente de este órgano, Jesús Posada, hablará con el Ministerio para ratificarla.

Todos los grupos parlamentarios están de acuerdo en que García-Margallo debata con ellos la posición que España debe llevar a este Consejo Europeo, dado que el Gobierno está en funciones, aunque la mayoría de ellos pedía la comparecencia en pleno del presidente, Mariano Rajoy.

Algo que han recordado los portavoces en la Comisión del PSOE, Podemos y Ciudadanos, mientras desde el PP se ha señalado que el Gobierno siempre ha hecho comparecencias previas para explicar los Consejos Europeos -las hace habitualmente el secretario de Estado de la UE en la comisión mixta de asuntos europeos- y después el jefe del Ejecutivo informaba de los acuerdos alcanzados en Bruselas.

Antes de estudiar la comparecencia del ministro, la Comisión de Asuntos Exteriores se ha constituido formalmente, con la elección del expresidente del Congreso Jesús Posada como presidente de este órgano.

Después, Posada ha abierto el debate para hablar de la comparecencia del ministro.

El primero en subrayar que quien debía comparecer es Rajoy y en pleno ha sido el portavoz de Podemos en la Comisión Pablo Bustunduy.

Bustunduy ha insistido, en declaraciones posteriores, en que debería ser Rajoy quien comparezca ante el pleno "dada la excepcionalidad de la situación" y no el ministro de Exteriores, cuya función es "hacer de sustituto o subrogado de un presidente del Gobierno que ha hecho "dejación de funciones" en la última legislatura.

Por ello, Podemos ha registrado una petición de comparecencia de Margallo, no para consensuar la posición de los grupos de cara al Consejo Europeo del día 18, sino para rendir cuentas del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE, que se reúne el día 15, que es lo que -a su juicio- le corresponde.

En la Comisión, también la socialista Meritxell Batet ha recordado que su grupo pidió la comparecencia de Rajoy en el pleno, porque estando el Gobierno en funciones era lo adecuado, para que el presidente buscase en la Cámara la "legitimidad" con la que acudir al Consejo Europeo a defender la posición de España.

Un reclamo al que se ha sumado Fernando Maura, de Ciudadanos, para quien la presencia de Rajoy en Bruselas "va más allá del trabajo de un gobierno en funciones" y por eso sería "conveniente" que rindiese cuentas ante el pleno.

El portavoz del PP en la Comisión, José Ramón García Hernández, ha recordado lo que siempre se ha hecho "con normalidad": primero una comparecencia del secretario de Estado de la UE para explicar qué posición llevaba España a cada Consejo Europeo y segundo la comparecencia posterior en pleno de Rajoy, para explicar lo acordado.

"Debemos separar cada cosa en su sitio", ha señalado García Hernández, quien ha añadido no obstante que la comparecencia de García-Margallo no impide que la mesa del Congreso dé trámite a las peticiones de los grupos para que acuda Rajoy a la Cámara.

Antes de estudiar la comparecencia del ministro, la Comisión de Asuntos Exteriores se ha constituido formalmente, con la elección del expresidente del Congreso Jesús Posada como presidente de este órgano.

Posada ha expresado su disposición a que la Comisión "actúe con absoluta libertad" y ha prometido que, como en todos los años que ha presidido comisiones o el Congreso, su intención será que "ninguna voz deje de ser oída" y que el resultado de las votaciones "refleje lo que los ciudadanos dijeron el 20 de diciembre".

"Seguro que vamos a tener una labor muy fructífera en esta legislatura".