EFEVitoria

El expreso de ETA José Ramón López de Abetxuko ha dado finalmente su charla en el campus de Álava de la Universidad del País Vasco, invitado por el colectivo Sare, ante una protesta de víctimas que se han concentrado en el exterior del aulario para censurar que se le cediera ese espacio para celebrarla.

López de Abetxuko salió de prisión el pasado año tras cumplir 29 de cárcel por los asesinatos de Eugenio Lázaro, jefe de la Policía Municipal de Vitoria; y de Jesús Velasco Zuazola, jefe de los Miñones de Álava.

Su intervención en esta charla organizada por la red de apoyo a los presos de ETA, Sare, se ha celebrado después de que las peticiones de suspensión y prohibición no hayan prosperado en la Universidad ni en la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Para expresar su rechazo a la charla, la asociación Esteban de Garibay, presidida por el exdelegado del Gobierno Carlos Urquijo, ha convocado una concentración a la que han asistido representantes del PP vasco, con su presidente Alfonso Alonso, a la cabeza; las hijas de Velasco, Inés y Begoña, así como su nieta, Casilda Chico, y cerca de medio centenar de personas.

Los concentrados se han colocado frente al aulario donde se ha celebrado la charla tras una pancarta con fotos de víctimas de ETA y las palabras "Ni olvido ni perdón". Se han visto además carteles con la leyenda "Asesinos fuera de la universidad".

Urquijo ha leído un comunicado en el que ha criticado a la Universidad del País Vasco por su papel como "colaborador necesario para que pueda perpetrarse esta indignidad" y ha añadido que su "degradación moral es de tal entidad que todos los intentos del Gobierno Vasco por maquillar su presunto nivel académico deben estar sin duda condenados al fracaso".

Casilda Chico, nieta del jefe de los Miñones de Álava asesinado por López de Abetxuko, ha hablado en nombre de las dos familias para denunciar que la Justicia no les asistió cuando este "fue recibido como un héroe al salir de la cárcel" y que las instituciones no han hecho "nada para impedir que este terrorista tenga voz en la universidad".

Alfonso Alonso ha mostrado el respaldo del PP a esta concentración para denunciar que la Universidad pública tenga esta manera de "celebrar el día de los Derechos Humanos" y ha dicho que es como si para celebrar el Día de la Mujer se hubiera invitado a un violador.

Ha denunciado que López de Abetxuko es un "asesino no arrepentido, un criminal que viene a adoctrinar a los estudiantes en el odio y que sigue defendiendo la historia criminal de ETA, en un intento de blanqueo que no se puede admitir".

Antes de la charla, representantes de Sare han leído ante la prensa un comunicado sin posibilidad de preguntas en el que han opinado que el "boicot" a la charla es "contraria" al "nuevo tiempo", porque López de Abetxuko "ya ha cumplido de manera íntegra la condena impuesta" y porque el coloquio no "trata de aquello por lo que fue condenado, sino únicamente de sus vivencias como preso gravemente enfermo a quien se vulneró el derecho a la salud".

Algunos jóvenes han aplaudido al término de la lectura del comunicado, lo que provocado gritos de "asesinos" y "terroristas" por parte de los concentrados en contra de este acto.

Aunque la charla era abierta el salón donde se ha celebrado se encontraba lleno, por lo que los medios de comunicación han tenido dificultades para acceder.

En su alocución López de Abetxuko ha hablado de su experiencia como preso enfermo y ha asegurado que en estos "tiempos nuevos" no cabe la actual política penitenciaria y que los reclusos enfermos deben ser puestos de libertad porque así lo establece la ley. No es un "trato de favor" ni un "beneficio penitenciario", ha añadido.

A lo largo de este martes se han sucedido las críticas a este acto por parte de la AVT y de la Fundación Víctimas del Terrorismo. También el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha instado a la izquierda abertzale a "desmarcarse" de una charla "deleznable" por su "falta de ética social, política y de cualquier índole". Desde el PNV se ha vuelto a opinar que el acto es "éticamente cuestionable" pero también "legal".