EFEMadrid

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha justificado este viernes la nueva orden para fijar a las comunidades un modelo único de notificación de datos del coronavirus, ya que en la nueva fase de preparación de la desescalada "es imprescindible diferenciar con más precisión algunos datos".

Lo ha asegurado Illa en una rueda de prensa en la que ha subrayado que "la fiabilidad y la credibilidad de los datos obtenidos hasta ahora es máxima" y ha afirmado que el Gobierno es "muy exigente" con los datos que solicita a las comunidades autónomas, una "exigencia que ha sido, es y será permanente".

El ministro ha subrayado que pretende tener unos datos con más detalle, lo que es necesario para "poder tener una planificación más ajustada a la realidad epidemiológica, a la hora de plantear las distintas medidas -cuando toque, ahora no es el momento- de desescalada".

"Quiero ser muy cristalino en esto e insisto en que somos muy exigentes con la calidad de los datos que pedimos a las comunidades y en ese contexto hay que interpretar esa nueva orden", ha señalado el titular de Sanidad.

Illa ha explicado que la orden, publicada este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), modifica dos instrucciones anteriores, del 15 y 23 de marzo.

Para diferenciar con más precisión los datos, Illa ha dicho que se solicita a las comunidades que diferencien los contagiados a los que se les ha hecho una prueba PCR (la más fiable) de un test rápido (de anticuerpos) y, en ambos casos, que especifiquen si tenían o no síntomas.

Ello responde, según Illa, a que personas asintomáticas que han sido diagnosticadas mediante un procedimiento de test de anticuerpos significa que en la mayoría de los casos han pasado la enfermedad y no que la tienen en ese momento.

Este cambio en la solicitud de los datos se produce en un momento en que se ha facilitado a las comunidades "una cantidad importante" de test de anticuerpos, con unas indicaciones de cómo deben ser usados.