EFEMadrid

El Gobierno ha hecho un llamamiento este martes a la "concertación" nacional en los ámbitos político, económico y social para la reconstrucción del país tras el azote del coronavirus, y ha rechazado especular sobre los próximos pasos a dar: Irá anunciando las medidas según las vaya decidiendo.

El Consejo de Ministros se ha reunido este martes para aprobar la segunda prórroga del estado de alarma -que el jueves tiene que ratificar el Congreso- y ha dado también luz verde a una nueva actuación requerida por la crisis del coronavirus: El decreto ley que permitirá facilitar la contratación de inmigrantes y parados para trabajar en las cosechas.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, ha querido empezar su comparecencia tras este Consejo recalcando que el país va "en la buena dirección" para acabar con la pandemia y aunque hoy haya habido un nuevo repunte en el aumento de víctimas ha recalcado que la tendencia sigue a la baja.

El "aislamiento está funcionando" y el esfuerzo colectivo que se está haciendo por parte de todos "se traduce en vidas salvadas y tiempo ganado para el sistema sanitario", ha dicho Montero, quien ha admitido ser consciente de la "expectación" que hay en este momento sobre cuándo se van a relajar las medidas y de qué forma, y sobre si el final del confinamiento será o no escalonado.

Pero ha insistido en que en las crisis sanitarias "no es buena la especulación" y el Gobierno no puede enviar mensajes que no sean los definitivos sobre cuestiones como el uso de mascarillas o la relajación de las medidas de confinamiento en un futuro próximo.

Hacerlo sería, ha dicho, "confundir los hábitos" de la población, y en este momento es "imprescindible" que todos sepan lo que pueden y no pueden hacer.

Por eso, ha recalcado, el Gobierno seguirá confiando en los expertos científicos y sanitarios, que tienen que recopilar datos de esta semana y la que viene para ver si se ha logrado "la reducción de la transmisibilidad" del virus en los "umbrales" que ellos buscan.

A partir de ahí, se podrán ya transmitir decisiones -que según la ministra se están pensando ya- sobre si se cierra o no el curso escolar y el universitario, se permiten los paseos y de qué forma o si se abren comercios.

Si no se anuncia nada por el momento, ha insistido, es para que no haya dudas.

Por otra parte, Montero ha sido preguntada por el hecho de que en territorios como Castilla-La Mancha se contabilizaran muchos más enterramientos por coronavirus que los datos oficiales, y ha subrayado la "alta confianza" del Ejecutivo en la recogida de datos de las comunidades, independientemente del hecho de que pueda haber algún desfase puntual, ha dicho.

Montero ha añadido que el Gobierno no teme que el número de personas fallecidas sea superior al registrado.

En esta comparecencia junto al titular de Agricultura, Luis Planas, la portavoz del Ejecutivo ha vuelto a hacer un llamamiento para "un gran acuerdo de país" con el que hacer frente a la crisis del coronavirus una vez que la pandemia se haya controlado.

Un acuerdo que pueden llamarse o no nuevos Pactos de la Moncloa pero en el que deben participar, ha subrayado todos los actores políticos, sociales y económicos para reconstruir el país no sólo en términos económicos sino también preservando los "valores colectivos" y garantizando el acceso a los servicios públicos de calidad.

La ministra ha precisado que será "imprescindible" abordar ese proyecto de país al que el Gobierno invita a sumarse a "todos", para que el acuerdo plasme la "pluralidad y la cromacidad" del país.

Se trata, en definitiva, ha defendido, de "generar un diálogo que permita diseñar el país que queremos a medio plazo".

Ha rechazado las críticas de la oposición, y en concreto del PP, por que el Ejecutivo no se someta a una sesión de control parlamentaria, y ha asegurado que dicho control lo están ejerciendo los partidos en las sucesivas comparecencias del presidente -este jueves será la tercera- para pedir el visto bueno de la Cámara al estado de alarma.

Sin embargo, ha subrayado que el Gobierno acudiría a las Cortes siempre que las Cámaras se lo reclamen. Esta misma tarde la Junta de Portavoces del Congreso ha acordado que habrá un pleno el próximo miércoles 15 que contará con sesión de control al Ejecutivo.

Montero, además, ha asegurado que el Gobierno está en un "ejercicio permanente de autocrítica" para poder seguir avanzando. "Ojalá" hubieran tenido hace dos meses la información que tienen hoy, pero una características de esta pandemia ha sido la forma "improvisada" en la que se ha presentado, ha dicho.

Según la ministra, España no tuvo tiempo de hacer acopio de material porque fue de los primeros países en verse azotada por la pandemia, y "otros aprenderán de España" ahora y estarán en condiciones y tendrán más tiempo para prepararse.

María Jesús Montero ha recalcado además que España ha ido de "avanzadilla" en muchos aspectos y ha defendido que aquí se hayan tomado las medidas más duras de confinamiento.

"Cuanto menor movilidad más posibilidad de contener la epidemia y de controlar el sistema sanitario", ha señalado Montero, quien en cualquier caso ha considerado que todos los países -que ponen en común sus experiencias en las reuniones internacionales- "innovan" porque para todos es "nuevo" este escenario, como lo son las medidas que se toman, que no tienen precedentes.