EFEMadrid

El Gobierno cree que no se entendería que el Partido Popular no apoyara el decreto que establece restricciones laborales y un permiso retribuido para trabajadores no esenciales cuando este partido pedía un endurecimiento de las medidas contra el coronavirus e incluso proponía una "parálisis industrial"

Así lo ha apuntado la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha considerado que sería "una contradicción en sí misma" por parte del PP no apoyar este decreto.

Una norma que en cualquier caso, ha dicho, "no paraliza la actividad", sino que restringe la movilidad para actividades "no esenciales".

Se trata, ha insistido, de una "herramienta creativa" para que los servicios esenciales puedan seguir prestándose y las empresas puedan acordar con la plantilla mantener una "actividad basal" que permita, cuando pasen estos días, poder recuperar la actividad normal.

María Jesús Montero espera, en cualquier caso, que la tramitación del decreto cuente con los apoyos suficientes en el Congreso "sin ningún tipo de problema".

La ministra portavoz ha señalado que el Ejecutivo hablará con los partidos para pedirles su apoyo, y espera que "cada uno" obre "en consecuencia".

Antes, Pablo Iglesias también ha insistido en reclamar de la oposición su apoyo a las medidas que está tomando el Ejecutivo y ha tendido la mano a los demás partidos para que aporten sus ideas en la resolución de esta crisis.

El vicepresidente segundo no ha querido responder a las peticiones de dimisión que le ha hecho Vox -a él y a Pedro Sánchez- y ha considerado que sería "una imprudencia" entrar en la "dinámica de polémicas" con los partidos de la oposición.

"Nuestra mano sigue tendida, cuando llegue el momento los ciudadanos habrán de juzgar el papel que tuvo cada uno para hacer frente a esta crisis sanitaria, social y económica", ha dicho Iglesias.

En su intervención previa a las preguntas, Iglesias, ha insistido en invitar a la oposición a que aporte sus ideas y propuestas en este "momento histórico que vive la patria" con la crisis del coronavirus.

Por otra parte, María Jesús Montero ha asegurado en esta comparecencia que ella misma se puso en contacto con los presidentes de las comunidades autónomas el día antes de la videoconferencia con Sánchez para informarles de la decisión del Gobierno de aprobar este decreto.

Posteriormente, ha recordado, el propio Sánchez dio cuenta de la nueva medida en la reunión del domingo con los gobernantes autonómicos.

Montero ha explicado que habló con todos menos con dos presidentes con los que no pudo contactar -no ha dicho quiénes fueron-, y ha insistido en que hubo "coordinación y capacidad de poder transmitir a todos los sectores esta cuestión".

No obstante, ha pedido disculpas si "el ritmo vertiginoso" que obliga a tomar medidas en 24 horas "no permiten hacerlo con el tiempo que todos querríamos para tener información detallada en cada punto".

Se ha comprometido a seguir "estrechando la coordinación tanto con las comunidades como con las formaciones políticas".