EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este sábado que pedirá al Congreso una nueva prórroga del estado de alarma, que en esta ocasión durará un mes y no quince días como hasta ahora, con el fin de que pueda mantenerse hasta el fin de la desescalada y con la esperanza de que sea la última.

Sánchez ha incidido en la necesidad de alcanzar "un gran consenso" en el debate y la votación de la nueva prórroga que acogerá la Cámara el miércoles que viene, ya que, a su juicio, el estado de alarma ha funcionado y sigue siendo necesario.

El jefe del Ejecutivo ha destacado los avances conseguidos durante el confinamiento desde el pasad 14 de marzo, pero ha vuelto a insistir en que la prudencia y la cautela son las únicas guías de actuación para vencer al virus.

Pero el Gobierno no lo tendrá fácil para lograr saca adelante esta quinta prórroga, cuya aprobación pasa por retener los apoyos de Ciudadanos (Cs) y del PNV, y tratar de sacar del "no" a ERC, formación con la que se han retomado durante esta semana los contactos para sondear las opciones de que los republicanos vuelvan a dar su respaldo.

Este anuncio por parte del Gobierno se produce el día en el que se registra el menor número de fallecidos desde el pasado 16 de marzo, 102, lo que eleva a 27.563 el número de personas que han perdido la vida a causa de la COVID-19.

No se han registrado ningún deceso en cuatro comunidades: Baleares, Canarias, Cantabria y La Rioja, así como en las dos ciudades autonómicas de Ceuta y Melilla.

Por su parte, el número de nuevos casos se mantiene prácticamente como la jornada anterior, con 539 (el viernes fueron 549) y el total de diagnosticados hasta hoy por PCR es de 230.698.

Precisamente, la insuficiente capacidad de realizar pruebas PCR y la falta de consolidación del sistema de vigilancia en la atención primaria son los motivos por los que el Gobierno, a instancias de un informe realizado por el Ministerio de Sanidad, ha decidido dejar a Madrid todavía en la fase 0 de la desescalada.

Dicho informe refleja que la Comunidad de Madrid ha hecho un esfuerzo importante respecto a la semana pasada, pero lo considera aún insuficiente para dar el salto a la fase 1, aunque sí para que se puedan introducir ciertas medidas de transición, lo que se ha dado a conocer como fase 0,5.

Desde el Gobierno autonómico que preside Isabel Díaz Ayuso han cuestionado el documento de Sanidad y han reiterado que Madrid "lleva preparándose semanas para dar este paso" y que esta "era la situación idónea para pedir el cambio de fase".

Más allá de las consideraciones técnicas, la presidenta madrileña ha apreciado "motivación política" en el rechazo del Gobierno y ha denunciado que su decisión fue comunicada ayer sin proporcionar un informe técnico que se ha hecho público este sábado minutos después de que comenzara una comparecencia suya ante los medios.

Una polémica que podría continuar mañana, cuando Pedro Sánchez se reúna nuevamente por videoconferencia con todos los presidentes autonómicos tras el anuncio de hoy de que pedirá una quinta prórroga del estado de alarma.

El propio presidente del Gobierno ha anunciado durante su comparecencia en La Moncloa una nueva línea del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por 20.000 millones de euros para apoyar a pymes y autónomos afectados por el parón de actividad.

De esa cifra, 80.000 millones son avales a empresas, 4.000 millones son garantías para las emisiones de pagarés de compañías no financieras que operen en el mercado de renta fija, siempre que tengan su sede social en España y los 500 millones restantes van destinados a la Compañía Española de Reafianzamiento (Cersa).

Y sobre las manifestaciones y caceroladas que se están produciendo en la calle contra el Gobierno, el jefe del Ejecutivo ha reconocido que, independientemente del propósito de estas protestas, es fundamental respetar las medidas de distanciamiento físico, que "no son políticas, ideológicas, ni de negocios".