EFEMadrid

El Gobierno ha constatado el malestar que tiene el PNV tras la tramitación de los Presupuestos de 2022 a su paso por el Congreso en la reunión que han mantenido los portavoces de ambos grupos parlamentarios y en la que ha participado el presidente de la formación nacionalista vasca, Andoni Ortuzar, y cuyo objetivo era mostrar al PNV su confianza como socio prioritario.

Fuentes gubernamentales han señalado que el encuentro que se ha producido esta mañana buscaba afianzar su relación con el PNV como partido que siempre ha sido clave en el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Y es que después de que el PNV haya apoyado el proyecto de ley de presupuestos generales del Estado de 2022 a su paso por el Congreso, sin resultar sus votos imprescindibles para sacar adelante las cuentas públicas, los socialistas querían mostrarles que siguen siendo socios claves.

Sin embargo, fuentes de Moncloa han constatado que el PNV se siente molesto después de que ERC y EH Bildu hayan sido los protagonistas de estas cuentas, aunque desde Hacienda se insiste en que los nacionalistas vascos fueron los primeros con los que cerraron acuerdos.

Fuentes cercanas al Ministerio que dirige María Jesús Montero ya avanzaron hace unos días que la relación con el PNV nunca se ha visto relegada durante la tramitación presupuestaria.

No obstante, la intención del Ejecutivo y de los socialistas es reafirmar a los nacionalistas su disposición a seguir llegando a acuerdos como hasta ahora, han señalado a Efe fuentes cercanas al encuentro.

Entre la agenda legislativa pendiente de aprobar en Consejo de Ministros está el calendario de distribución de los fondos europeos, que son clave para el sector industrial vasco y un reclamo del PNV.

El Ejecutivo quiere acelerar la llegada de estas ayudas europeas para apuntalar a partir de enero la recuperación económica, señalan a Efe otras fuentes socialistas.

La polémica Ley Audiovisual no parece que sea el caballo de batalla para el PNV, ya que el sector de producción audiovisual en el País Vasco es potente.

Aunque lo cierto es que la reunión mantenida este jueves entre ambos partidos se produce cuando el Gobierno y el PSOE no han desencallado todavía el problema con ERC en torno al pacto firmado para establecer una cuota obligatoria del 6 % de producción en lenguas cooficiales en todas las plataformas.

Las reuniones entre representantes del Gobierno y los portavoces técnicos y políticos de ERC continúan después de que anoche constataran diferentes interpretaciones de la legislación europea.

Fuentes de Moncloa han incidido en que el ambiente fue positivo y ambas partes "empatizaron" y confían en que pronto se llegue a un acuerdo que permita impulsar el sector audiovisual en España y blindar la producción en catalán.

"La Ley Audiovisual será una ley que responda a intereses de todos los españoles y que saldrá adelante pronto, y en eso estamos trabajando", señaló la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, este miércoles en los pasillos del Congreso.

El Ejecutivo tiene claro que el verdadero incentivo para que las empresas multinacionales extranjeras audiovisuales se implanten en España son beneficios fiscales, tanto para la producción en lenguas cooficiales como para su doblaje.

Considera además que España podría servir de plataforma audiovisual para exportar también el producto del cine o de las series a otros países.