EFEMadrid

El ministro de Cultura, Miquel Iceta, ha calificado de "indecente, impresentable y desalmado" al vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo, por decir a una diputada discapacitada que la iba a tratar como una persona normal, mientras que Félix Bolaños ha culpado al PP por incluirle en el gobierno.

Iceta ha hecho estas declaraciones a los periodistas tras participar en un acto de memoria histórica en Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde también el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ha afirmado que son "una vergüenza" para la democracia, culpando al PP también por ser quien "metió a este señor como vicepresidente ultraderechista".

"Esto es lo que tiene meter a la ultraderecha y a los extremistas en los gobiernos, que nos avergüenzan a todos", ha subrayado Bolaños.

Ambos han censurado a García-Gallardo quien al dirigirse ayer en el pleno a la procuradora de las Cortes Noelia Frutos le dijo: "no la voy a tratar con ninguna condescendencia a sus faltas de respeto y le voy a responder como si fuera una persona como todas las demás".

También le han llovido críticas de otros partidos, entre ellos del portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, quien ha dicho que las declaraciones de Gallardo le dan "asco" y son "repugnantes" y ha subrayado que quien "no es normal" es el dirigente de Vox, porque "no se puede hablar así de los discapacitados".

Igualmente crítico ha sido el portavoz de Más País, Íñigo Errejón, al calificar las palabras del dirigente de Vox como "repugnantes", aunque en su caso poniendo el foco en que "los verdaderos responsables" son el PP y Vox".

Cree que el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, debe exigir a su vicepresidente que pida perdón inmediatamente y si no lo hace, debe cesarle y sustituirle "por una persona normal", ha dicho.