EFEMadrid

El Gobierno interpreta el desarme de la banda terrorista ETA como una operación mediática "para disimular su derrota" e "intentar sacar un rédito político de la misma", y recalca que los terroristas "no pueden esperar ningún trato de favor y mucho menos impunidad a sus delitos".

El lehendakari del Gobierno Vasco, Iñigo Urkullu, ha considerado que "la confirmación del desarme" es "un paso fundamental" en la desaparición de ETA, pero ha destacado que "el camino prosigue" hacia "una convivencia normalizada, ahora en un escenario mejor".

Desde PP y Ciudadanos se han expresado en un sentido similar al considerar el primero "un paso insuficiente" el desarme y una "escenificación ridícula" la entrega de armas el segundo, en tanto que Podemos dice que aún queda avanzar en la reconciliación.

El PSOE ha hablado a través de sus candidatos a la Secretaría General. El exlehendakari Patxi López ha asegurado que supone "la foto de la victoria de la democracia y la derrota del terrorismo" y es un "nuevo paso hacia su desaparición definitiva".

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha dicho que el Estado de derecho y la democracia venció a ETA hace cinco años, por lo que el desarme "llega con cinco años de retraso".

El ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez ha apuntado que es necesario "reivindicar que la democracia derrotó al terror" y "cumplió con su deber" con la memoria de las víctimas y las generaciones futuras.

En un comunicado, el Ejecutivo ha rehusado hacer ninguna valoración sobre el armamento entregado hoy por ETA y sobre su integridad hasta que este haya sido analizado por las autoridades y la justicia francesa, de acuerdo con la legalidad vigente.

Y, como han subrayado sus miembros desde que se anunciara el desarme, ha reiterado que los terroristas de ETA no pueden esperar ningún trato de favor y "mucho menos impunidad a sus delitos".

El Gobierno ha manifestado que la banda terrorista está "operativamente derrotada, sin futuro y con sus dirigentes en prisión".

"La única respuesta lógica a esta situación es anunciar su disolución definitiva, pedir perdón a sus víctimas y desaparecer, en vez de montar operaciones mediáticas para disimular su derrota e intentar sacar un rédito político de la misma", ha añadido.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha advertido a ETA, en una declaración institucional, que el Gobierno "no va a cambiar su posición" y que "no pueden esperar ningún trato de favor".

El vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, ha afirmado que el desarme de ETA es "un hecho positivo" pero "un paso insuficiente" ya que este anuncio debe ir acompañado de una petición de perdón a las víctimas, una condena explícita y el anuncio de disolución de la banda terrorista.

También ha considerado que el anuncio de hoy es "un intento de Otegi, de la banda terrorista y de la izquierda abertzale de blanquearse, de reescribir la historia".

El secretario de Relaciones con la Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, ha afirmado que tras la entrega oficial de armas aún queda "seguir avanzando en los procesos de reconciliación" de la sociedad vasca y en el "reconocimiento de las violaciones de derechos humanos".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado, en Twitter, que son los guardias civiles, los policías, los fiscales y los jueces los que "verdaderamente han acorralado a ETA" y, en este mismo sentido, el secretario de este partido en el Congreso, Miguel Gutiérrez, ha tachado de "escenificación ridícula" la entrega de armas de ETA, y ha añadido que se trata de un "nuevo engaño de una banda terrorista que intenta blanquearse".

Los partidos vascos con representación en el Parlamento de Vitoria han valorado que se haya confirmado el desarme de ETA pero han advertido de que "no es un día de celebración, sino de recordar a quienes han sufrido el terrorismo".

El portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, ha destacado que "el hecho relevante es que el desarme se ha producido", ha indicado que "no es esta la versión del desarme que ETA quería materializar" y ha añadido que "todo lo que le ha rodeado es "escenificación", en referencia a los actos organizados por la izquierda abertzale en Baiona para arropar la entrega de las armas.

El parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga ha mostrado, desde Baiona, su satisfacción porque "se ha cumplido la palabra dada por ETA de desarmarse" y ha ensalzado el procedimiento elegido, que ha calificado de "creativo" e inédito a nivel internacional.

El portavoz de Elkarrekin Podemos en la Cámara Vasca, Lander Martínez, lo ha calificado como una "noticia positiva", aunque ha precisado que "no es un acto para celebrar sino para recordar a las víctimas y entender que lo que ha hecho ETA es hacer lo que la sociedad le demandaba desde hacía tiempo".

El parlamentario del PSE-EE Eneko Andueza también ha valorado el desarme y lo ha considerado como "un paso necesario para llegar al imprescindible: la disolución definitiva de ETA".

Laura Garrido, parlamentaria vasca del PP, ha destacado que el acto de hoy en Baiona es "el acto final de la rendición de ETA, por mucho que quieran acompañarlo de propaganda".

ETA ha entregado hoy a la policía francesa la localización de ocho de sus depósitos de armas, todos ellos ubicados en el departamento 64 de Francia, los Pirineos Atlánticos, y que contienen 120 armas de fuego, 3 toneladas de explosivo y varios miles de municiones y detonadores.