EFEBarcelona

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha asegurado este lunes que la política de diálogo emprendida por el Gobierno en distintos ámbitos "está dando frutos" y, en el caso de Cataluña, ha permitido que "se respire un ambiente diferente a hace tres años".

Sánchez ha intervenido en el acto organizado por la patronal catalana Foment del Treball por su 250 aniversario en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), con la participación de Felipe VI, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y de numerosos empresarios.

Tanto en el terreno político como en el económico, la ministra ha subrayado que "nadie puede negar" que los esfuerzos del Ejecutivo central "en busca de acuerdos están dando frutos en beneficio de todos", a pesar de las discrepancias.

"El diálogo hay que ponerlo en práctica con hechos y honestidad. Quizá no alcancemos objetivos de  forma inmediata, pero, en sí mismo, ya es un buen resultado. Cuando dos se dan la espalda a cada paso que dan, están más lejos. En cambio, cuando nos sentamos en una mesa, separados por muchas diferencias, pero sentados de cara, abrimos la posibilidad del entendimiento", ha expuesto la titular de Transportes.

En el caso de Cataluña, la exalcaldesa de Gavá (Barcelona) se ha felicitado de que "se respire un ambiente diferente a hace tres años", coincidiendo con la etapa de Pedro Sánchez al frente del Palacio de la Moncloa y su apuesta por hablar con el Govern y los partidos independentistas.

En opinión de la ministra, "a España le va mejor cuando a Cataluña le va bien y al revés también".

Sánchez ha destacado que "Cataluña tiene mucho que aportar a España" y ha puesto como ejemplo el que los presupuestos del Estado para 2022 hayan contado con una amplio respaldo de los diputados catalanes, entre ellos, los de ERC.

"La pluralidad es lo que enriquece nuestra sociedad y el pacto enriquece a la democracia", ha sostenido la política catalana.

Para la ministra de Transportes, el diálogo "no es una proclama vacía", sino una vía para encontrar soluciones y resultados, y el pacto "implica renuncias, pero contribuye al progreso colectivo".