EFEBarcelona

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha acusado hoy a Ciudadanos de "tensionar la calle" por "cuatro votos" y para "recuperar protagonismo" político a nivel nacional, y ha instado a la formación naranja a reflexionar sobre el "precio" de su estrategia.

El Parlament celebra hoy y mañana un pleno monográfico sobre la "priorización de la agenda social y la recuperación de la convivencia" en Cataluña, impulsado por Ciudadanos.

En su turno de réplica a los líderes de los grupos parlamentarios, el vicepresidente catalán ha acusado a Ciudadanos de promover una estrategia de "tensión" en Cataluña desde el pasado mes de junio, cuando empezaron a "perder" proyección de voto en las encuestas, incluida su campaña contra los lazos amarillos cuando estos se exhiben desde hace meses.

"Ustedes cuando pierden en las encuestas tensionan la calle por cuatro votos. ¿Intentan romper la convivencia por cuatro votos más? Y lo hacen conscientemente. ¿Este es el precio? Reflexionen", ha reclamado a Ciudadanos el también conseller de Economía.

Aragonès ha afirmado que la "característica" de Ciudadanos es su "nacionalismo banal", aquel que "cree que la bandera española, por ser la oficial, es con la que todos se sienten identificados y que tienen que asumir como propia".

Frente a las críticas de Ciudadanos, ha asegurado que para el Govern la convivencia es "sagrada" y la cohesión social una "divisa", y ha subrayado que el ejecutivo catalán trabaja para "todos" los catalanes pese a la falta de "herramientas" y de competencias.

"La desigualdad y la falta de oportunidades pueden poner en riesgo la cohesión social, no poner un lazo", ha espetado a Ciudadanos.

Por otro lado, ha contestado al PSC que el Govern siempre ha tenido el diálogo sobre la mesa para solucionar la situación de Cataluña, pero ha reclamado un diálogo en "igualdad de condiciones", en alusión a los líderes independentistas en prisión o en el extranjero.