EFEMadrid

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha decretado de nuevo este viernes prisión provisional para Germinal Tomás Abueso, uno de los siete miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) detenidos en septiembre y al que investiga por adquirir material para fabricar explosivos.

El magistrado ha adoptado esta decisión, a petición de la Fiscalía y de la acusación popular, tras repetir la vistilla celebrada en septiembre por la que fue encarcelado y que fue después anulada por no haberle proporcionado información esencial para su defensa, como ocurrió con otros cuatro detenidos.

La Fiscalía ha pedido cárcel para él después de que ayer anunciase que apoyaba la puesta en libertad bajo fianza de 9.000 euros para tres de los siete CDR -Guillem Xavier Duch, Eduardo Garzón y Xavier Buigas- porque ninguno de ellos manipuló explosivos.

No es el caso, según la fiscalía y el juez, de Germinal Tomás, implicado presuntamente en la "adquisición, fabricación y puesta a prueba del material explosivo" y "un miembro especialmente activo" del Equipo de Respuesta Táctica (ERT), el sector "más radical, clandestino y comprometido" de los CDR.

El juez ha decidido mantenerlo en prisión por el riesgo de fuga, ante la gravedad de las penas de los delitos que se le atribuyen, y por la posibilidad de destrucción de pruebas y de reiteración delictiva en caso de ser puesto en libertad.

Germinal Tomás, a quien se imputa pertenencia a organización terrorista, tenencia de explosivos y conspiración para la comisión de estragos, se integra en el "núcleo productor" de los ERT, que se dedicaba a adquirir los componentes necesarios para fabricar los explosivos, según el auto de prisión.

Los investigadores hallaron además una nota manuscrita y documentación que apuntaba a posibles objetivos de acciones, como instalaciones públicas o torres eléctricas.

Mientras que los tres detenidos con opciones de salir de prisión no manipularon explosivos, según la Fiscalía, el juez sostiene que Germinal Tomás, junto con Jordi Ros y Alexis Codina, participó en la fabricación y prueba de diversos compuestos incendiarios, como la termita, y en la preparación de explosivos como la cloratita.

Productos para "ser empleados contra personas o bienes" -como el Parlamento de Cataluña o infraestructuras críticas- con el fin de "facilitar la secesión de Cataluña y la implementación de la república catalana", atendiendo así, dice el juez, "el mandato emitido" el 1-O.

El juez cree de hecho que Tomás era una "pieza clave en el éxito del plan delictivo" y recuerda cómo en las redes mostraba su gusto por las armas y el deseo de que la independencia solo se logrará por la lucha.

Los investigadores han aportado audios en los que habla de la fabricación de termita y de reducir a los Mossos colocándoles bridas y han alertado de que fue el Parlament el 1-O para vigilar como funcionaban los policías autonómicos, "en evidente preparación de su próxima actuación".